Hasta aquí me vine a probar sus arroces que había visto por IG. El local tiene una entrada muy bonita con esos toldos azules preciosos. Y las ventanas y puertas pintadas de ese mismo tono. El interior muy amplio y con bonita decoración; es bastante nuevo. La mesa informal, sin mantel pero plato de pan, pero tiene servilleta de papel😠. Servicio rápido y eficaz. La carta muy completa y con variedad; toca muchos palos, incluye baos, sushis, toques mexicanos como la salsa Chipotle pero a la vez te encuentras con una ensaladilla rusa o unas alcachofas. Cocina fusión. Cuenta también con una carta de Cocktails y vinos para el «tardeo». De aperitivo nos traen una mantequilla artesanal muy rica, con sal escamas y pan. Pedimos unos entrantes a compartir: 3 nigiris, de papada ibérica y caviar (7.50€) que es una mezcla que funciona muy bien y estaba riquísimo, eso sí’… me parece carísimo; otro nigiri de salmón y kimchee flambeado (4€) también muy logrado y otro de vieira flambeada y sobrasada de marisco (3.80€) muy rico. Después pedimos también para compartir puerro confitado a baja temperatura, acabado a la brasa con crema de ajo trufada, edadame ahumado, encurtidos y yema de huevo (4€) unas mezclas curiosas pero que casan muy bien y estaba delicioso; Bao de torreznos a baja temperatura, kimchee, y mayonesa chipotle (9€/2un.) nos trajeron ración y media que costó 13,50€, el bao muy curioso también con esas mezclas de las salsas que resulta muy rico; Trilogía de croquetas tipo nigiri (bacalao, chipirón y jabugo) (12€/6 ud), buenísimas las 3 variedades de sabor y textura. Como platos principales: Bombastic Burger (16€) buey gallego madurado 60 días, con pimientos caramelizados que le dan un toque delicioso, estaba muy correcta, no voy a decir que la mejor hamburguesa de mi vida, pero me gustó. Arroz de costilla de vaca y shitake a la brasa (19€/persona), que fue el motivo de mi visita ya que voy probando todos los nuevos arroces que surgen en Madrid. Este está muy logrado de punto y sabor del fondo pero no me gustó el exceso de setas y que la costilla venga mezclada y cocinada con el arroz porque hace que resulte muy seca, tienen otras 2 variedades más de arroz en carta. No pedimos postres. Comida con 1 copa de vino «Saltimbanqui» (3.80€). Resumiendo: es un sitio que, aunque parezca que esa carta con tantas variedades es imposible que dominen ninguna, a mi me pareció que todo estaba rico. Dispone de una pequeña terraza en la plaza con sombrillas, sin techo. El parking más cercano está en la misma plaza. Pza. Pedro Zerolo, 1.

Valoración

7/10   €€/€€€€

Vídeo resumen

¿Dónde está?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *