1ª ETAPA: 8 de Octubre, 2015

Jueves por la tarde, quedamos en el Aeropuerto de Barajas-Adolfo Suarez para coger el vuelo de las 16.30 a Nápoles. Todo transcurre con normalidad y en hora.

Llegamos a Nápoles (2 horas y media de vuelo) y hay que coger un «Shuttle» para llegar a la oficina de Hertz donde Aliolistrips tiene alquilada nuestra furgoneta (porque somos 6), aunque hoy solo hemos podido venir 4. La otra pareja que completa el grupo llegará mañana por la tarde.
Positano desde la carretera

(pinchando en las fotos se abre la Galería)

Del aeropuerto al hotel directos. La habitación del hotel no nos convenció mucho a ninguno de los 4 (cada uno tenía unos motivos) y pedimos un cambio que se produjo al día siguiente. El «hotel Corallo» está en SORRENTO y tiene una ubicación privilegiada; desde sus terrazas (encima del mar y del acantilado) se puede ver la isla de Capri y la inmensidad del mediterráneo. La primera impresión fue un poco defraudante pero luego, con el cambio de habitación y la amabilidad del personal, todo se ve con otros ojos.  Los hoteles en esta zona de Italia son tremendamente caros (sobre todo en los pueblos principales, amalfi, Ravello y Positano) por eso decidimos alejarnos un poco más y, después de buscar mucho, este nos pareció una buena opción porque lo que SÍ QUERÍAMOS era estar encima del mar.

Hotel Corallo – Vista desde mi habitación

Recomiendo una habitación por encima de la 3ª planta; esto mejoró mucho nuestra estancia. Esta primera noche cenamos justo enfrente (cruzar la calle) del hotel porque no nos apetecía irnos más lejos  «Il Capanno». Cenamos muy bien, estaba todo muy rico: las pizzas, la pasta y el rissotto y no fue caro. Y sobre todo lo que se nota en esta zona es que es zona de huerta, y aunque lo que más cultivan es limón y naranja, los tomates son exquisitos. Tras la cena, sin más sobremesas cruzamos al hotel y nos acostamos.
Fin de la 1ª Etapa.



2ª ETAPA: 9 de Octubre, 2015

Amanecemos, bajamos a desayunar al buffet que es justito; ricos los croissant, la mortadela y poco más que reseñar. Bueno sí, la fabulosa vista desde la terraza donde pudimos desayunar porque el tiempo acompañaba

Terraza desayuno hotel

.

Después del desayuno nos hacen una tourné por el hotel para ver qué habitación nos gusta más. Elegimos 3 juntas, 2 plantas más arriba de donde estábamos y ya cambiamos también a la otra pareja que llegaba por la noche.
Nos acercamos al parking (muy curioso y original con techumbre de redecilla y que es parking y huerto a la vez) y nos encaminamos a Amalfi; primer contacto con las carreteras 

Parking-huerto y cinquecentos antiguos


tremendas de curvas, estrechamientos, y locos italianos con sus locos cacharros!!; quién se maree que vaya bien pertrecho de
Biodramina. Y eso que hemos tenido muchísima suerte de no encontrar atascos (en verano creo que es imposible circular), excepto un día que os narraré más adelante. Llegamos a Amalfi que, aunque parece que se dice pronto, nos costó lo suyo porque, a pesar de ser pocos kilómetros, hay que ir super despacio y con cuidado; la gente se para en medio de la carretera y deja ahí el coche para hacer una foto o para no volver más, ¡¡da igual!!; nosotros terminamos haciendo lo propio, nos mimetizamos con las costumbres italianas y paramos en muchos miradores para hacer fotos de POSITANO y demás pueblos, desde la carretera.

Gruta aguas turquesa
Vistas Amalfi desde la lancha


Llegamos a AMALFI, dejamos el coche en el parking del puerto y contratamos un barquero para dar un garbeo por la costa; una lanchita para los 4 + barquero. Hay cientos de puestos que venden paseos en barco, más los ferrys oficiales. Este es un tío sólo con su lanchita que está al final del puerto, se llama Antonio y nos salió muy económico. Una hora de paseo estupendo.  He de decir que mi 1ª impresión de la costa fue un poco decepcionante, no era la costa amalfitana que estaba acostumbrada a ver en reportajes y fotos y es que Amalfi desde fuera no es tan bonito, lo bonito desde fuera (desde mar) es Positano. El barquero nos llevó también a una gruta (como grotta smeralda) pero esta era azul; al entrar los rayos de sol en la gruta, el agua se torna en azul turquesa; ¡un sitio precioso!, solos, sin ningún turista. También llegamos con la barca hasta MAIORE y MINORE, en el extremo más oriental de la costa.

Duomo Amalfi de noche y de día

Lo más atractivo de Amalfi es adentrarse en el pueblo. Tras abandonar el puerto, nos metimos por las callejuelas y ahí mismo está la plaza del Duomo con esa preciosa catedral y el Claustro del Paraíso. Damos un paseo por el pueblo, la calle peatonal de cabo a rabo cuajada de puestecitos con limones y souvenirs y regresamos a la plaza a comer; nos sentamos en una terraza a los pies de la catedral y comienza a chispear pero conseguimos terminar la comida sin mojarnos bajo las sombrillas. El restaurante se llama «Taverna Degli Apostoli» donde comimos muy bien. En italia con la pasta y el rissotto está todo hecho la verdad.  Después de comer, un helado en la calle peatonal en «Caffe’ Royal» (helados caseros).

Villa Rufolo (Ravello)
Villa Rufolo (Ravello)

Terminamos de visitar esta ciudad y volvemos al coche. Directamente nos vamos hacia RAVELLO, (denomi-nada «la ciudad de la música»)porque te-nemos entradas para un concierto dentro del ciclo de conciertos que se celebra todos los años de Abril a Octubre en Villa Rufolo, concretamente en el edificio de la Anunziata, en una capilla. Menos mal que salimos con tiempo de Amalfi porque se quedó parada la carretera (estrechísima y llena de curvas) por el cruce de 3 autobuses; alguno de los que venían se saltó el semáforo que existe para regular los estrechamientos. Parados en las dos direcciones y sin visos de poder movernos de allí, ya creíamos que no llegábamos al concierto, hasta que se empezaron a bajar conductores (acostumbrados a esto) y empezaron a colocar los coches en cunetas y a manejarlos unos hacia delante, otros marcha atrás, como un puzzle. Finalmente pudimos salir de ese atolladero y llegar a tiempo a nuestro concierto.

Palazzo Avino

Éste era de piano con obras de Beethoven, Liszt y Brahms. Íbamos cansados y con un poco de pereza porque la llegada hasta el edificio es tremenda de subida y bajada de escalera, pero NOS ENCANTÓ y lo disfrutamos mucho; el pianista era un fenómeno. Tras el concierto nos fuimos a cenar a la villa donde Alioli’s nos había reservado que es un hotel de 5* «Palazzo Avino». Ravello es un pueblo encantador colgado del acantilado donde proliferan las Villas. Esta cena fue una pena porque teníamos la reserva en la terraza que es espectacular, pero llovía, y no pudimos cenar ahí (aunque sí verla) y tuvimos que cenar dentro. Altamente recomendable este sitio con buen tiempo. Tiene muchas terrazas en diferentes alturas a cual con unas vistas más fabulosas que la otra.

Terraza Palazzo Avino

Está en la parte más alta del pueblo. La cena estuvo bien. Tras la cena nos volvimos al hotel donde se suponía que habíamos quedado con nuestros amigos que ya habían llegado, para tomar una copa. Pero nos perdimos y llegamos demasiado tarde y nos fuimos directos a dormir.

Fin de la 2ª Etapa.











3ª ETAPA: 10 de Octubre, 2015

Bajamos a desayunar y hoy ya no podemos desayunar en la preciosa terraza de nuestro hotel porque está chispeando pero ya estamos los 6 juntos. Ellos llegaron ayer en un transfer que Alioli’s Trips les reservó desde el aeropuerto al hotel; como 2 señores en su Mercedes.

Positano desde la playa
Positano desde la playa
Tras el desayuno nos vamos a visitar nuevamente POSITANO, porque ellos no lo habían visto; pero esta vez dejamos el coche en el parking (altura de carretera) y bajamos andando hasta abajo del todo a la playa para ver el pueblo desde otro ángulo distinto que ayer. Ahora sí que veo que esta es la foto que sale en todos los reportajes y por la que se caracteriza la costa amalfitana. Ya me va gustando más. Ayer me decepcionó un poco Amalfi desde el mar. Positano es un pueblo precioso aunque no son casas buenas las que se ven; Ravello es el pueblo de las buenas villas y casas. Después de pasear el pueblo y mirar alguna tienda y tomar un zumo en una terracita de la playa, emprendemos la subida repleta de escaleras y cuestas hasta recuperar nuestro coche. La lluvia nos había dado una tregua en esta bajada y subida.  Nos vamos a comer más allá de Amalfi pasando por PRAIANO donde hacemos unas fotos desde los miradores que hay en la carretera al efecto.

Atrani

En Praiano no bajamos a la altura del mar, porque son pueblos muy empinados y difícil aparcar. Llegamos a ATRANI que es un pueblo que se caracteriza por una estructura particular en la que el pueblo forma, junto a la playa, un teatro natural. La carretera estatal que atraviesa toda la Costa Amalfitana pasa en forma elevada entre la playa y la plaza principal. Es Patrimonio de la UNESCO. En Atrani comimos en «A’ Paranza», fabuloso restaurante donde comimos muy bien y muy agradable; tomamos -entre otras cosas- las flores de calabacín que son muy típicas en toda esta zona.
Tras la exquisita comida, subimos a RAVELLO de nuevo para que lo conozcan ellos. No fuimos a Villa Rufolo (donde fue el concierto) pero sí subimos hasta Villa Cimbrone, impresionante villa

Villa Cimbrone

famosa por la «Terraza del infinito», balcón sobre un acantilado con vistas inigualables sobre la costa amalfitana y el Golfo de Salerno. Las primeras noticias de Villa Cimbrone datan de alrededor del siglo XI y se funden con las del período de oro de Ravello. En esta Villa estaba preparado el banquete de una boda; en dos palabras ¡¡IM-PRESIONANTE!!, digna de revistas Telva ó Glamour (podéis ver fotos en el Video-album al final del post). Aquí tomamos un café en una cafetería anexa a la villa; no pudo ser en el restaurante dentro de la villa por la boda. Al bajar desde Cimbrone hacia el coche nos calló una tromba de agua para recordar. Nos calamos hasta los huesos. Yo que llevaba una cazadora, supuestamente impermeable, me tuve que meter en una tienda a quitarme mi ropa y comprarme una camiseta y un chubasquero para evitar la pulmonía; aunque no hizo frío en ningún momento la lluvia era torrencial y yo estaba empapada.

Terraza Infinity Villa cimbrone

Ha dejado de llover, volvemos a AMALFI para que nuestros amigos lo conozcan y aprovechamos para entrar en la Catedral, construida a finales de la Edad Media. El duomo ha pasado por diversos períodos de restauración y durante décadas estuvo abandonada.

Villa Cimbrone

Ellos se adentraron de nuevo por las callejuelas; yo, tras visitar la catedral por dentro me fui al coche parando antes en una pastelería «Pasticce-ria Savoia» donde Fernando se compró una palmera de chocolate. ¡¡¡ñam, ñam!!! todo tenía una pinta deliciosa.

Duomo Amalfi

Van llegando todos al coche y nos vamos de vuelta al hotel porque ha sido una jornada larga y húmeda y además ya es tarde. La última foto de la catedral de Amalfi es de las 19.00h. y aún tenemos unos cuantos km de vuelta.
En el hotel nos echamos una «siesta tardía» y descansamos hasta la hora de cenar que Alioli’s Trips nos ha reservado en un sitio que le han recomendado en el hotel y se puede ir tarde 22.30h. Íbamos a ir a uno que está pegado al agua a pie de puerto, pero ya tuvimos suficiente agua☔ esta tarde. Al final, no queremos complicarnos y este sitio tiene una furgoneta que te recoge en el hotel y te trae de vuelta luego; super cómodo! «Ristorante Donna Sofia»; sin más y carete porque te meten siempre los antipasti que -por cierto- son un timo.  ¡¡¡No os dejéis meter este entrante!!!.
Fin de la 3ª Etapa.

4ª ETAPA: 11 de Octubre, 2015

Desayunamos y ya terminamos de hacer el equipaje porque nos vamos snif! snif!. Pagamos y nos subimos en el coche hacia Pompeya. Por el camino paramos en algún otro mirador para fotografiar las fabulosas vistas del Golfo de Nápoles. Seguimos por la carretera de curvas hasta llegar a la autovía dirección Nápoles. Nuestro plan hoy es visitar Pompeya y tenemos que estar comiendo en Nápoles. Hay mucho tráfico hoy por las carreteras pero conseguimos llegar en hora a POMPEYA.

Sorrento al fondo

De locos el tráfico en esas rotondas y cada cual haciendo su propia voluntad; este país es un caos: nadie cede el paso, adelantan en doble raya continua, en fin…… viven sin orden ni ley ninguno.

Foro y calle de Pompeya
Pompeya y el Vesubio

Pues lo dicho conseguimos llegar al Parking y entramos en el recinto de esta ciudad de la antigua Roma que quedó sepultada por la gran erupción del Vesubio en el año 79 d.C. Hay muchísima cola para entrar y se nos trastocan los tiempos, así que decidimos mirar si podemos contratar un guía y saltarnos esa cola que podría haber sido de 2 horas. Pasamos por delante de todo el mundo y llegamos a la caseta de venta de entradas y ahí pedimos un guía español; el guía español está ocupado, así que pedimos uno en inglés, con tan mala suerte que el Sr. habla un inglés pésimo que no hay quien entienda; en resumen, le dijimos que nos hiciera la visita en italiano y PERFECTO; nuestra 1ª lección avanzada de italiano. Reunimos a unos sudamericanos que también buscaban guía y nos salió redondo, porque el precio (140€) lo dividimos entre 13.

calle de Pompeya

Me impresionó la riqueza de esta ciudad: las fabulosas villas, las calles, los pasos de cebra, las termas (actuales SPA), la conservación general, etc. Me atrevería a decir que es lo que más me gustó de todo el viaje; no podéis dejar de venir a Pompeya si estáis cerca y también creo que es muy recomendable que te lo explique un guía. La ciudad -al ser sepultada con tanta violencia y de forma repentina- presenta un estado de conservación inmejorable mostrando la mayoría de sus edificios, elementos decorativos e incluso los restos de algunos de sus habitantes. Se cree que la ciudad fue fundada por los oscos en el siglo VII a.C., y con el paso de los años se convirtió en una ciudad rica, repleta de palacios, monumentos y jardines.

Pompeya disfrutaba de una gran prosperidad cuando en el año 62 sufrió un gran terremoto que dañó seriamente la ciudad. Mientras aún continuaban las tareas de reconstrucción, en el año 79 tendría lugar un trágico acontecimiento que marcaría el rumbo de la historia de la ciudad.

paso de cebra

Una mañana el volcán Vesubio despertó con gran fuerza, ente-rrando bajo sus cenizas la ciudad por completo. La ciudad permaneció en el olvido hasta que fue redescubierta en el siglo XVI. En 1748 comenzaron las excavaciones y desde entonces han sido desenterradas más de 45 hectáreas de terreno. Sus ruinas son muy extensas. Uno de los edificios más curiosos es el lupanar, un prostíbulo de la época en el que pueden verse las rudimentarias camas de piedra que utilizaban, además de algunos frescos con pinturas eróticas. También me pareció increíble descubrir, (aunque ya lo sabíamos, aquí lo ves aún más claro), lo fantásticos ingenieros que eran estos romanos y lo adelantados a su tiempo que fueron; cómo, en las termas, canalizaban el agua con tuberías desde la piscina de agua fría, pasando por la hoguera para calentarla y transportándola después a los baños calientes.

Pintura erótica, termas, entrada vivienda
Restos habitantes Pompeya

Tras la visita de 2 horas a Pompeya, volvemos al parking y emprendemos el viaje hacia NÁPOLES. Llegamos a Nápoles y nos vamos directamente a comer porque se nos hace tarde.  Son las 3 y, menos mal que aquí nos atienden a esta hora intempestiva.  Fuimos a un sitio estupendo «Ristorante Ter-razza Calabritto» Comimos de maravilla; no fue barato pero en consonancia con la calidad; ¡¡que variedad de panes trajeron nada más sentarnos que devoramos visto y no visto!!. La comida se alargó muy conscientemente, estábamos muy a gusto, y de ahí fuimos al hotel a hacer el check in y dejar las maletas. El hotel está fenomenal, muy céntrico y muy barato, las habitaciones estupendas de decoración y tamaño «Hotel Palazzo Decumani»

Via San Gregorio Armeno

Encontramos un sitio en la puerta del hotel para aparcar la furgoneta y ya decidimos no moverla. Caminamos hasta la calle de los mundialmente famosos Belenes napolita-nos (Pesebres) Via San Gregorio Armeno. Aquí todos picamos con alguna figurita para el Belén y daba pena no poder llevar más cosas porque era todo original, aunque nada barato por cierto. Tras abandonar Via San Gregorio seguimos andando hasta la CatedralLa primera catedral fue construida por Constantino en el siglo IV.

Catedral de Nápoles

La catedral actual fue levantada por la casa de Anjou. Alberga el baptisterio más antiguo de Occidente y también la reliquia con la sangre de S. Gennaro (patrono de la ciudad) que todos los 19 de septiembre, aniversario de la muerte del santo, se licúa, milagro que atrae miles de fieles anualmente. Ahora queremos ir a la otra punta de la ciudad y ya caminando se hace muy lejos, así que finalmente cogemos 2 taxis y nos dejan en la Piazza del Plebiscito que acoge estos edificios: el Palacio Real, la Basílica de San Francisco de Paula, el Palacio de la Prefectura, el Palacio Salerno. Entramos en la Basílica que es muy curiosa con una planta circular que recuerda al Panteón de Agripa en Roma.

Galería Umberto I
Plaza del Plebiscito













La fachada es precedida por un pronao formado por seis columnas y dos pilares de orden jónico. Me pareció preciosa la plaza. Volvemos sobre nuestros pasos y nos acercamos a ver la Galería Umberto I construída entre 1887 y 1890, tan parecida a la de Milán, pero ésta última de construcción anterior. Es muy bonita y su interior está constituido por dos calles que se cruzan ortogonalmente, cubiertas por una estructura en hierro y vidrio. Nos sentamos en la Galería a tomar un café, helado, batido, cada cual lo suyo y, a continuación nos separamos. Unos se van a ver la calle comercial para hacer algunas compras y nosotros dos nos vamos a ver el castillo Castel Nuovo. 

Castillo Nuevo



En 1279 comenzaron las obras de construcción, siendo terminado al cabo de tres años. Durante el reinado de Alfonso V de Aragón, de la dinastía aragonesa, fue reforzado para resistir el batir de la nueva artillería.
Ya ha oscurecido y nosotros cogemos un taxi de vuelta al hotel. Son las 8 menos cuarto de la tarde y estamos muy cansados. Subimos a la habitación, nos llaman los demás que acaban de llegar y están abajo en el bar aprovechando una invitación que nos dieron en el hotel para una bebida de bienvenida.  Nosotros estamos descansando y bajamos a tomar la bebida un poco más tarde justo antes de irnos a cenar.

Galería Umberto I

Alioli’s Trips ha reservado muy cerquita del hotel en «Tandem Ragú» un restaurante donde todas las recetas son con ese delicioso guiso de carne. Traen un estuche con una muestra de todos los tipos de pasta que tienen y tú eliges qué pasta quieres y con qué salsa. No hay pizzas.  En esta terracita de esta restaurante la conversación estaba tan animada que, a pesar de que nos marchamos al día siguiente y no queríamos trasnochar porque estamos agotados,  es inevitable que al terminar ya de cenar, continuemos en otro sitio delante de un Gin Tonic porque no podemos dejar nuestra conversación a medias. Nos vamos a otra terracita (la temperatura es fabulosa) «La cantina del Sole» y pasando de un tema a otro, nos dan las 4 de la mañana.  Vuelta al hotel a dormir.
Un inciso: Quiero resaltar que Nápoles es una ciudad bastante caduca y decadente lo que le proporciona cierta solera, o…….¿quizá debería decir, vieja y sucia?; todo está permanentemente tapado y con andamiajes por obras y creo que los italianos necesitan un rescate para poder mantener, actualizar y mostrar su gran Patrimonio en condiciones al mundo entero. Dicho esto, al igual que otras muchas ciudades italianas con este aspecto (recuerda a Palermo) Nápoles tiene su encanto. También comentar que, a pesar de decir que es una ciudad muy peligrosa, anduvimos muy tranquilos y sin ninguna sensación de inseguridad.
Fin de la 4ª Etapa.

5ª ETAPA: 12 de Octubre, 2015

Desayuno en el hotel de Nápoles, bastante mediocre. Terminamos el equipaje, bajamos a recepción y salimos del hotel con tiempo porque hoy es Lunes, día de trabajo en esta ciudad y nos da miedo el tráfico. 

Hemos hecho bien en salir con tiempo porque había mucho tráfico. El vuelo sale a las 11.00h.  Unos vamos a facturar y otros a devolver el coche.  Nos encontramos una vez pasado el control y hacemos las típicas compritas de productos de la región: pastas, risottos, tomates secos, y algún detallito para los hijos. 
Se acabó el viaje y nos vamos de vuelta a Madrid.


——————————-
Consulta el VÍDEO-ALBUM Con todas las fotos del viaje

Este viaje lo organizó Alioli’s Trips para 5 personas más. Si quieres hacer el mismo viaje o similar, no dudes en contactar conmigo. Dispongo de precios y de una amplia búsqueda y selección de toda la zona.

 

 

Panorámica de Amalfi desde el mar




 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *