Jueves 2 de Marzo, 2017

Hoy nos acercamos sin cita y gratuitamente al parque «Quinta de los Molinos». Este parque está ubicado en Madrid en la C/ Alcalá 527.  Sus orígenes se remontan a los años veinte del siglo pasado. El núcleo originario de la finca fue el entorno del palacete y la zona situada al norte del camino de Trancos o de la Quinta. El resto de la finca es el resultado de varias adquisiciones que realizó el Sr. César Cort hasta los años setenta. Hacia 1925 se inició la construcción del Palacete, posteriormente se edificó la Casa del Reloj. Ambas construcciones están orientadas al Sur, hacia la vaguada del arroyo de los Trancos, que dispone de una plantación importante de frondosas en el seno de la cual se construyó el lago y el jardín. En los alrededores de la Casa del Reloj se distribuyeron parcelas escalonadas de huertas o de producción de flores, y en el entorno del palacete otra serie de parcelas dedicadas unas a producción y otras a jardín ornamental, rodeadas por muretes y escaleras que separan las distintas zonas.
El origen de esta quinta se remonta a comienzos del siglo XX, con la adquisición de la primera de las varias parcelas que más tarde conformarían la finca, por parte de D. Cesar Cort Botí, un prestigioso ingeniero y arquitecto, catedrático de la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid, académico de número de la Academia de Bellas Artes de San Fernando y concejal del Ayuntamiento de Madrid. Cort fue un profesional dedicado principalmente al urbanismo, además de amigo y seguidor de Arturo Soria, y desarrolló diversas teorías urbanísticas sobre el tránsito de la ciudad al campo que plasmó en varias publicaciones. Precisamente, en la Quinta de los Molinos puso en práctica algunas de sus concepciones urbanísticas.
En 1978 muere el Sr. Cort, llegando los herederos a un acuerdo con el Ayuntamiento de Madrid en 1982, por el cual 21 ha. de la finca pasan a ser patrimonio del Ayuntamiento de Madrid. Por su importancia dentro de la historia del urbanismo se inicia un proceso de restauración y puesta en valor que culmina incluyendo el jardín en el catálogo de Parques y Jardines Históricos de especial protección del Ayuntamiento.

Las arquitec-turas que acom-pañan al jardín, incluido la casa palacio, forman un conjunto único de la arquitectura pre-racionalista ma-drileña de prin-cipios del siglo XX, sobre todo porque no existe en toda la ciudad un jardín tan extenso y tan bien conservado de aquel periodo.
 
El próximo día tendremos que venir a ver el Palacete y la Casa del Reloj
Sábado 4 de Marzo, 2017


Hoy tenemos visita guiada al Congreso de Los Diputados. Normalmente se puede visitar sin cita presentándote en la puerta, pero yo iba con una persona mayor y no podía arriesgarme a pasar allí la mañana de pie. Así que hice la reserva por internet; se abre el cupo cada fin de semana anterior y son visitas de 25 personas máximo con una guía.

Pues bien entramos a las 12.00 en punto. La verdad que está muy bien organizado. Se entra por la verja que está a la izquierda de los leones. 
El Congreso de los Diputados tiene su antecedente más remoto en el Estatuto Real de 1834, otorgado por la reina María Cristina, regente durante la minoría de edad de Isabel II, y que estableció por primera vez en España la configuración bicameral de las Cortes, al dividirlas en dos Estamentos: el de Próceres del Reino y el de Procuradores del Reino.
Pues bien se empieza visitando el Salón de los Pasos Perdidos; si habéis leído mis otras visitas por Madrid, resulta que en el Senado hay otro Salón de mismo nombre. Se encuentra contiguo al Vestíbulo y es utilizado para actos solemnes, así como para encuentro entre diputados de todos los grupos, miembros del Gobierno, periodistas, etc.

Fachada principal del Congreso

La bóveda es de Vicente Camarón, con diversas alegorías: los cuatro Continentes, la Ley, la Justicia, la Religión y la Abundancia. Rodeándolo hay 28 medallones con los políticos más célebres del siglo XIX y sobre ellos 12 cuadros con alegorías de los Reinos, provincias y ríos españoles. En las esquinas hay cuatro bustos de mármol de Martínez de la Rosa, Conde de Toreno, Mendizábal y Argüelles. Es de destacar un magnífico bajorrelieve de Mariano Benlliure dedicado a Emilio Castelar, situado sobre la puerta de acceso al Vestíbulo.

Salón de los Pasos Perdidos

A continuación nos dirigimos a un Salón donde se encuentra el Escritorio de la Constitución que recibe este nombre por contener, dentro de una urna, un ejemplar manuscrito de la Constitución Española de 1978, obra del pendolista Luis Moreno.

Salón de los Pasos Perdidos

En este escritorio se expone un cuadro de Sus Majestades los Reyes, cuyo autor es Daniel Quintero, finalizado en el año 2002.
En esta zona de Palacio, bordeando el Salón de Conferencias, se encuentran cuatro escritorios de gran belleza artística, todos ellos utilizados, entre otros usos, como zonas de encuentro y de trabajo.

Salón de los pasos perdidos

A continuación pasamos a el escritorio del reloj que recibe su nombre del reloj de gran valor que en él se encuentra, construido por Alberto Billeter en 1857 en Barcelona; consta de dos cuerpos, en el superior están representados el sol, la tierra y la luna y su posición respecto de las cuatro estaciones; en el inferior, un calendario con el día de la semana, el día del mes, el mes y el año, la hora en España, la ecuación del tiempo, la hora a la que sale y se pone el sol, una representación de la bóveda celeste, tres esferas con el termómetro, barómetro e higrómetro y a los dos lados esferas con las horas locales de veinte ciudades del mundo; la caja es de palo de rosa con incrustaciones de nácar, siendo el ebanista Agustín Moragas. Es un reloj curiosísimo (no dejan hacer fotos), pero no os imaginéis el clásico reloj de pared, es un mueble entero altísimo con muchas esferas en su interior.

Bóveda de los Pasos Perdidos

De aquí ya nos dirigimos directamente al Salón de Sesiones, o hemiciclo donde se celebran las sesiones del Pleno del Congreso; además, tienen lugar también las sesiones conjuntas del Congreso de los Diputados y del Senado, como es el caso de la Solemne Sesión de Apertura de cada Legislatura.

Bóveda del Hemiciclo

Está presidido por un tapiz con el Escudo de España bajo dosel y a cada lado dos esculturas en mármol de Carrara que representan a Isabel la Católica y Fernando el Católico, obras de José Panucci y Andrés Rodríguez, respectivamente. A derecha e izquierda de cada una de ellas hay dos grandes cuadros: uno sobre las Cortes medievales, en el momento en que la Reina Regente María de Molina presenta a su hijo el Infante Don Fernando ante las Cortes de Valladolid, pintado por Antonio Gisbert; otro, de las Cortes de Cádiz, durante la celebración de la Sesión en la que los Diputados juran su cargo en 1810, obra de José María Casado del Alisal.

Parte alta del Hemiciclo

La bóveda es de Carlos Luis de Rivera y tiene cinco grandes cuadros históricos, cuatro sobre la historia de la Legislación Española y el quinto dedicado a españoles célebres; rodeando estos cuadros diversas alegorías de las virtudes; alrededor de las tribunas se encuentran los escudos provinciales.

Bóveda del Hemiciclo

Presidiendo el Salón se sitúan el Presidente y los demás miembros de la Mesa de la Cámara. En esta zona está la tribuna de oradores. Todo cuanto acontece en el Hemiciclo se reproduce fielmente en el Diario de Sesiones.

Puerta principal al Hemiciclo por donde sólo entran los Reyes

La primera fila de escaños es de color azul y tradicionalmente ha estado destinada al Gobierno.

Tribunas del Hemiciclo

A las tribunas del Pleno puede acceder el público pero no te dejan subir. Sólo abajo a pie de estenotipistas. También forma parte de la visita el localizar los restos de los disparos del golpe de estado en el techo.
Este edificio cuenta también con una biblioteca maravillosa (similar a la del Senado) pero, desgraciadamente, no está abierta al público. Sólo la utilizan los congresistas, periodistas y gente autorizada. ¡una verdadera pena!

__________________________________________________________________________________________________________________


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *