1ª ETAPA: 13 Marzo 2015

Enlazando con el Puente de San José, aunque no entero, salida de Madrid el viernes 13 Marzo a las 20.30h. con Easyjet con destino al aeropuerto de Edimburgo. Al llegar a la terminal vamos a recoger el coche de alquiler y…… ¡¡¡¡DIOSSSSS MÍOOOOOO!!!!Confuso hay que recorrer kilómetros hasta llegar al parking de los alquileres; está fatalmente organizado y se hace eterno después de un viaje y del cansancio.

Recogimos el coche y nos encaminamos a nuestro hotel en EDIMBURGO. El coche lo alquilé con navegador por 1ª vez en mi vida; hasta ahora había viajado siempre por el mundo mapa en mano y sin problema, pero he de reconocer que para callejear es fabuloso.
Bueno, pues lo dicho, llegamos al hotel con las indicaciones del navegador y, aunque allí es 1h. menos, era ya tarde para cenar. Además nos encontramos con un error por parte de Reservas y no nos habían reservado la habitación que yo había pedido (Deluxe); nos dieron una canija (Petite) pero al día siguiente ya nos cambiaron.
Habitación «Nira Caledonia»

El hotel fabuloso «Nira Caledonia». Es una casa antigua clásica de 3 plantas de las que Edimburgo está llena. No tiene ascensor pero eso es secundario porque la situación (10 min. del centro andando) y lo bien que está decorado merece la pena; ahhh y el precio. Los hoteles en Edimburgo son caros y este está bien en relación calidad-precio. Las habitaciones Petite -como su nombre indica- son pequeñas, pero las Deluxe son fenomenales de tamaño y más concretamente las del basement (pta. sótano), no dan claustrofobia ninguna porque tienen unos ventanales dando a un patio inglés. Y las Suites ya son fabulosas.

No deshicimos las maletas esta noche porque al día siguiente nos cambiaban.  ¡¡A dormir!! que es tarde y estamos cansados.

2ª ETAPA: 14 Marzo 2015

Palacio de Holyroodhouse

Bajamos al desayuno tipo buffet. Pequeño desayuno pero con lo justo y necesario, muy bien colocado y presentado; con aspecto apetecible; la estética cuenta. Había, entre otras muchas cosas, un pan muy rico y salmón. El salmón escocés es delicioso y lo ponen en todas partes y a todas horas; no dejéis de probarlo . Y por supuesto, las mermeladas inglesas «By appointment to Her Majesty the Queen»; yo soy fan del Lemon Curd, me rechifla!!!!. Y siempre también los cientos de tés, aunque yo soy más de café.
Tras el desayuno cogemos el coche y nos vamos a dar una vuelta general por Edimburgo. Aparcamos en el parking a los pies del castillo (Calle Castle Terrace) porque había un mercadillo de comida (siempre pensando en lo mismo……) que ponen todos los sábados «Farmer’s Market». Desde aquí cogimos un taxi para que nos subiera al «castillo», la verdad que la subidita tiene tela pero, si estás en forma, te animo a que subas andando. 

Castillo

Después del castillo nos fuimos andando por la calle más famosa de Edimburgo que es la «Royal Mile»; esta calle comunica el castillo con el «Palacio de Holyroodhouse». Desde esta calle asómate a los numerosos callejones (closes) y patios (courts) que te dan idea del gusto medieval de la ciudad.

Palacio Holyroodhouse

En nuestro paseo por la calle principal entramos en la «catedral de St. Giles» que fue erigida sobre un antiguo santuario construido en el siglo IX, para ser consagrada al patrón de los leprosos. Su interior resulta curioso por los diferentes colores y texturas de los techos y de las figuras.
También en el recorrido por esta preciosa calle entramos en «The Hub» que es una Iglesia reconvertida en Sede del Festival de Edimburgo. Bastante feo, pero original en lo que se ha convertido el interior. También paseando entramos en «The Royal Mile Market» en el interior de «Tron Kirk» que dejó de ser Iglesia en 1952 y ahora es un mercadillo.
Tras estas numerosas visitas y pasear las calles de la ciudad, que es de lo más bonito, nos sentamos a comer en una cadena de comida rápida «Nando’s» en la calle George IV Bridge. El coche lo aparcamos a la vuelta de la esquina en la puerta del National Museum of Scotland, donde, por cierto, nos pusieron una multa (para no variar en nuestros viajes).
Después de una comida ligerita a base de pollo cogimos el coche de nuevo y nos fuimos a visitar el «Palacio Holyroodhouse» que es residencia oficial de la reina en Escocia, aunque la Sra. también tiene Balmoral.

Palacio Holyroodhouse

Pues bien, dejamos el coche en un parking que está a la espalda justo enfrente de Holyrood Park y Arthur’s Seat, y caminamos hasta el Palacio, pasando por delante del «Parlamento Escocés» cuyo arquitecto es un español Enric Miralles, donde, este día venía la Reina y -aprovechando la tesitura- había una pequeña manifestación que congregó a toda la policía escocesa. ¡¡¡ahhh y curiosidad!!!: La construcción del Parlamento costó 10 veces más de lo previsto, En lugar de 40 millones de libras acabó costando 431. ¡¡¡En todas partes cuecen habas!!!
El «Palacio Holyroodhouse» es maravilloso. Merece la pena verlo por dentro con sus salas de ceremonias donde aún hoy la reina realiza las recepciones oficiales. Dentro del recinto del Palacio está «Holyrood Abbey», abadía agustina edificada en el S.XII, aunque está en ruinas es un lugar precioso.

Holyrood Abbey

Tras estas visitas nos fuimos a descansar al hotel hasta la hora de la cena. Esta noche reservamos en el Restaurante «The Tower» que está en lo alto del National Museum of Scotland. Tiene unas fabulosas vistas al castillo y cenamos muy bien.
A dormir que siguen las jornadas turísticas.

3ª ETAPA: 15 Marzo 2015

Hoy seguimos en Edimburgo. 

Dean Village

Bajamos a desayunar y cogimos el coche para visitar otras zonas de Edimburgo. Por la mañana fuimos a un barrio en la zona noroeste de la ciudad llamado «Dean Village». Esta apacible localidad, situada a orillas del Río Leith, fue fundada en el siglo XII por los frailes de la Abadía de Holyrood. De lugar decadente a oasis de tranquilidad. Había 11 fábricas que funcionaban con los molinos de agua, pero llegó un momento que el comercio de esta zona disminuyó y lo convirtió en un lugar pobre y decadente, alrededor de 1960. Diez años después, al percatarse de que era un lugar muy tranquilo cerca del centro, comenzaron la rehabilitación de la zona para convertirla en una de las zonas residenciales más deseadas. Merece la pena pasear sus senderos; creo que es una zona poco conocida por los turistas.
Al salir de Dean Village visitamos la Catedral «St. Mary’s»; sí, a mí también me chocó que hubiera 2 catedrales en Edimburgo. Es la única Catedral en Escocia que mantiene un coro diariamente; les oímos cantar y nos encantó.

Dean Village

Regresamos al downtown, por Princess Street desde donde hay unas vistas maravillosas del castillo y de la otra margen de la ciudad. Vimos el edificio del «Hotel Balmoral»; este lujoso hotel de cinco estrellas fué denominado hasta 1980 como North British Hotel, o simplemente NB, pues fué construido por la compañía de ferrocarriles North British Railways  y se trataba de un tradicional hotel dirigido a los viajeros que llegaban a la anexa estación de ferrocarriles de Waverley. Es uno de los edificios más carismáticos de la ciudad de estilo victoriano ¡precioso!. Continuando por Princess Street nos encontramos el «Scott Monument» monumento de estilo gótico de corte victoriano erigido en honor del autor escocés sir Walter Scott y el edificio que alberga el «Hotel Waldorf Astoria» también precioso. Está ubicado en un edificio ferroviario imponente construido con piedras de arenisca de la zona. 

Catedral St. Mary’s

Salimos por la carretera hacia las highlands o tierras altas, en busca de nuestro destino de hoy que es el Castillo de Stirling pero, de camino, vamos parando. 1ª parada: Dunfermline adonde llegamos atravesando el estuario del río Forth por el «forth bridge», precioso puente ferroviario de estructura metálica también rojo como el de San Francisco y Lisboa pero nada que ver su diseño.

Waldorf Astoria, Monumento Walter Scott, Castillo

Llegamos a Dunfermline, antigua capital de Escocia donde hay una «abadía»  y «palacio» maravillosos del S. XI. Es un pueblo que merece la pena conocer si pasas cerca. 2ª parada: Royal Burgh of Culross. Encanta-dor pueblecito dando sobre el estuario del río con preciosa «abadía».

Abadía de Dunfermline

Después llegamos al «castillo de Stirling» (1189) que era nuestro verdadero destino de hoy. 14.50£ la entrada, pero compensa entrar a visitar el patio interior que alberga varios edificios. Las salas no merecen la pena pero ya dentro puedes visitar todo. Los edificios que actualmente se visitan en el Castillo de Stirling se remontan a los siglos XVI y XVII, y son el mejor exponente de la arquitectura renacentista en Escocia. Aquí comimos -tarde como siempre- en «the Crossed Peels» clásico pub escocés, con buenas carnes, buenas hamburguesas y todo self service. Barato, rápido, rico, con horario ininterrumpido, sin más lujos.

Castillos Stirling y Doune

De este castillo llegamos a otro, a «Doune Castle» de finales S.XIV, casa de Robert Stewart 1er Duque de Albany. No tiene nada para visitar por dentro.
Llegamos a Callander en busca de granjas de vacas peludas (típicas escocesas) pero no vimos ninguna.
A la vuelta del periplo por las highlands, nos acercamos a ver el Yate Real «Britannia» que está fondeado en el puerto de Edimburgo; ya era de noche pero mereció la pena verlo sólo por fuera.
Esta noche cenamos en el restaurante de nuestro hotel «Nira Caledonia», una cena muy correcta y en el comedor que es tan agradable. Ahhhh comentar que, de momento, aunque hacía frío, no nos había llovido. GRAN SUERTE.




4ª ETAPA: 16 Marzo 2015

St. Andrews

Desayunamos y nos despedimos del Nira Caledonia y de Edimburgo.

Salimos con las maletas y …… ¡vaya por Dios!….. está lloviendo. Menos mal que llevamos paraguas y vamos pertrechados contra la lluvia.
Antes de abandonar definitivamente Edimburgo nos acercamos a buscar las famosas vacas con flequillo (Hairy Cows) que tantas ganas tenía yo de ver y…. ¡ cuando me empecino en algo no paro!.  Las encontramos en un hotel cercano al sur de Edimburgo «Prestonfield Hotel», tiene una pequeña parcela vallada donde las puedes ver. Es difícil verlas luego por los campos de las Highlands, mira que las buscamos, pero sin éxito. Existe incluso un tour en autobús que te lleva a las granjas donde las tienen, para que te hagas idea de lo complicado que resulta verlas; bueno pues YO LAS VÍ y me parecieron geniales con esas cornamentas y esos flequillos que les impide ver.
Dejamos a las vacas pastando y nos encaminamos a St. Andrews con una parada en el camino: Crail, en la costa de Fife,  supuestamente uno de los puertos de pescadores más bonitos de toda Escocia, bueno….. pues a mí, francamente, no me pareció que merezca ni una visita;
Después llegamos a St. Andrews que tantas ganas tenía mi marido de conocer, no por su abadía, ni por su castillo, ni por su universidad, sino por su archifamoso «Campo de Golf».
Catedral de St. Andrews
 esta ciudad a pesar de su reducido tamaño es una de las ciudades más antiguas e históricamente importantes de Escocia. Hay 4 cosas por las que destaca St. Andrews: 1-por ser la cuna del golf, 2-por su «universidad» en la que estudiaron Kate Middleton y el príncipe Guillermo, 3-por su «catedral» y su «castillo», 4-por la «playa de west sands» donde se rodó la oscarizada «carros de fuego». Me pareció un pueblo precioso, la abadía derruida tiene un encanto especial, y el castillo también en ruinas encima del mar más encanto aún.
Casa Club (Campo de Golf-St. Andrews)

Comimos -como no- en el Club de Golf, no en el histórico edificio de Socios, sino en una «cafetería» que debe ser para la prole. Sin más, comida a base de sandwiches y ensaladas. 

Después de comer, ya de camino hacia nuestro nuevo hotel, paramos en Falkland, su «palacio» (1501-1541) es muy conocido por ser uno de los palacios favoritos de la reina Mary Queen of Scots y de la dinastía Estuardo. Vale la pena darse una vuelta por el pueblo antes de entrar al palacio. Pequeño y bastante compacto, está protegido por el National Trust of Scotland y es una joya arquitectónica medieval. No lo pudimos ver por dentro porque nos lo cerraron en las narices, pero merece la pena verlo y pasear sus jardines. 
Antes de alcanzar nuestro próximo hotel paramos en Perth.  La entrada a este pueblo desde la carretera es muy bonita porque está construído sobre el río Tay y reflejan los edificios en el agua cuando está cayendo el sol.

Perth

Por cierto, ahora que empieza nuestro periplo por los castillos del Castle Trial, comentaros que la mayoría de palacios y castillos están cerrados hasta Abril y dedican los meses anteriores de invierno en ponerlos a tono (rellenar agujeros, máquinas asfaltando, plantar, etc.), pero en todos ellos tuvimos la gran suerte y la gran idea de buscar una puerta de servicio «Business & deliveries door» y, como buenos españoles trafulleros, conseguimos colarnos atravesando los jardines, en todos ellos hasta la misma puerta del castillo, como amos y señores. 
Llegamos a nuestro hotel «Fonab Castle» en Pitlochry en el momento justo que ya empezábamos a desfallecer. Fabuloso el hotel y el restaurante «Sandemans» dentro del hotel. Cenamos de maravilla, todo riquísimo y servicio de lujo. Un acierto, este hotel Me gusta. ¡Qué ubicación más preciosa!. Realmente increíble el precio tan ajustado para todo lo que ofrece.
Tras la cena a dormir, ni copa ni nada. 

Fonab Castle Hotel

5ª ETAPA: 17 Marzo 2015
Me levanto, abro el estor de la habitación y me encuentro con una preciosa vista de un bosque y un lago justo enfrente de mi ventana; qué delicia despertar así Sonriendo

Vista desde la habitación del hotel

Bajamos a desayunar. Todo riquísimo y presentado con gusto, con estética, como a mí me gusta. Me cuentan que en el lago cercano hay una presa donde se pueden ver los salmones y donde -de hecho- los pescan. ¡Como no!, el desayuno incluída salmón ahumado una vez más exquisito. El comedor, al verlo de día descubrimos que tiene unos ventanales enormes con unas vistas absolutamente relajantes. Lástima que solo pasamos aquí una noche y no pudimos disfrutar ni el SPA. Ya nos vamos.

Empezamos la mañana en el «Castillo de Blair» (1269). Es el hogar de la familia Murray, a quien corresponde el título de Duque de Atholl, aunque el actual duque, que hace el número 11, John Murray vive en Sudáfrica. Se trata de una fortificación con una estética diferente a la de otros grandes castillos escoceses, como pudimos descubrir tras visitar al menos una docena. Como curiosidad, te diré que este castillo mantiene el derecho de tener un ejército privado propio, los Highlanders de Atholl. 

Blair Castle

De aquí decidimos, después de pensarlo mucho, irnos al Lago Ness. Hacía un día fabuloso, había salido el sol y eso nos animó a recorrer esa distancia que es inmensa 126Km. desde el castillo de Blair hasta Inverness por la A-9. Todas las carreteras de Escocia son tremendamente malas, estrechas y tortuosas, así que de pronto nos encontramos con la A-9, carretera fabulosa, buen firme, ni una sola curva y nos pusimos a correr. Hasta que de pronto comprendimos que las señales que nosotros considerábamos que indicaban radares normales (momentos en los que frenábamos), no eran tales, sino que eran radares de «average», es decir que nos estaban midiendo los tiempos y las distancias y nos iban a crujir a multas porque habíamos superado con creces el máximo de velocidad.  Gracias a Dios debían estar todos apagados y, de este recorrido, no recibimos ninguna multa, pero tened mucho cuidado, en España no estamos acostrumbrados aún a estos radares de tramo y nos podían haber arruinado.
Llegamos a Inverness bastante pronto, je je, gracias a la velocidad que cogimos porque esta ciudad está en el fin del mundo. De ahí a Loch NessMaravilloso sitio, ¡¡cómo me alegré de haber venido hasta aquí!!; mi padre me había dicho que no podíamos dejar de verlo, y realmente mereció la pena y me gustó hacerle caso por una vez Sonrojado

Loch Ness

En el lago no hay nada que ver excepto por el «Castillo de Urquhart» (su maravillosa ubicación lo hace único), pero es que no hace falta ver nada, sólo esa extensión de agua (56km2), con ese sol que nos acompañó y esa sensación de relax total, es suficiente. A ness no le vimos; debía estar de vacaciones.
Duff House

Después de recorrer el lago de lado a lado por carre-tera volvi-mos a In-verness (ruta obli-gada para salir y en-trar al lago) y volvimos a la civilización recorriendo la costa norte. Ibamos a comer en un restaurante recomendado de la guía Michelin pero estaba cerrado. Terminamos comiendo en «Mc Donalds»; no tiene mucho que ver con las *** pero bueno….Por esta costa nos detuvimos en Banff pueblo costero donde visitamos una maravillosa casa/mansión señorial de arquitectura georgiana «Duff House» que hoy en día forma parte de las National Galleries Escocesas y alberga una rica colección de obras de arte y salas lujosamente decoradas.

Duff House

Se colocó la 1ª piedra en 1735. Después de visitar esta gran mansión, nos dirigimos a «Huntly Castle»este castillo era el hogar ancestral del jefe del clan Gordon, Conde de Huntly, está situado en las afueras de la ciudad de Huntle.

Huntly Castle

El castillo es uno de los edificios de Escocia medieval más impresionante. Fue construido alrededor del año 1450 por el recién ennoblecido conde de Huntly. Está en ruinas desde el s. XVIII, lo que le da un cierto aire fantasmagórico, pero es bonito de visitar.

Después de este castillo, ya dirigiéndonos al último hotel donde pasaríamos 2 noches, paramos en «Leith Hall» clásica vivienda señorial escocesa, construída en 1650 ha permanecido en la misma familia durante diez generaciones

Leith Hall
Ahora ya sí que nos acercamos a nuestro hotel.  Es el «Hilton Grand Vacations at Craigendarroch Suites»; está ubicado en el interior de un bosque precioso, parque nacional, sin nada alrededor. Las habitaciones son fabulosas porque son todas Suites y tienen un salón aparte de la habitación; este hotel no es barato. también dispone de una piscina cubierta, gimnasio, pista de tenis, squash, etc. A pesar de ser de una gran cadena norteamericana (hoteles de los que siempre huyo), este era una maravilla porque era pequeño y ocupaba un edifico antiguo tipo castillo. Cenamos en la «Cafetería» que, sin embargo, sí es barata. 
IMPORTANTE Es maravilloso el funcionamiento del navegador con los Códigos Postales. Como ya sabréis, y sino os lo cuento, en Reino Unido todas y cada una de las propiedades (castillo, vivienda, local, hotel, restaurante, etc) dispone de su propio código postal. De esta manera no te pierdes nunca. Este hotel, situado en mitad de un bosque, no lo hubiéramos encontrado nunca si no llega a ser por su código postal. Es comodísimo y es la manera de llegar a todos sitios. No os molesteis en meter dirección, pueblo, etc, recurrid directamente a Postcodes. Son una conjunción de letras y números; por ejemplo: AB54 4QS

¡¡¡A descansar que vaya día más completo!!!!


6ª ETAPA: 18 Marzo 2015
Amanecemos en nuestro hotel de caperucita en mitad del bosque y bajamos a desayunar. El desayuno sin embargo no es demasiado completo, para que lo sea tiene que intervenir el pedir de carta.
Partimos hacia «Balmoral Castle» que, aunque sabemos que está cerrado, llegamos hasta la caseta de vigilancia para ver si encontramos nuestra famosa puerta de Servicio, pero, ¡ayyyy amigos!, Balmoral es mucho Balmoral y aquí no hay quién entre, está acorazado, y rodeado de bosque, con lo cual ni tan siquiera desde un alto conseguimos llegar a avistarlo lo más mínimo. 

Craigievar y Fraser Castle

Así que, con nuestro gozo en un pozo, seguimos a otro de nuestro recorrido del Castle Trial, en este caso «Craigievar Castle»en el cual entramos por donde el Servicio y estaban con la máquina de asfaltar en mitad de nuestro camino, y les pedimos que la movieran y -con gran amabilidad- nos dejaron pasar, como ya os decía, como Amos y Señores. Este castillo terminó de construirse en 1626 y destaca por su fachada rosada. En la actualidad se utiliza como sede del Clan Sempill. Emplazado entre los pies de las colinas de los Montes Grampianos, que permite que se de un extraordinario contraste entre su estructura inferior y las torretas, gárgolas y ménsulas, que le da una aspecto de un castillo de cuentos de hadas.
Después llegamos a «Fraser Castle», situado en medio de un bosque de 121 Hectáreas entre jardines y 2 maravillosas pistas forestales. Sus orígenes se remontan a 1575 y fue construido como hogar de la familia Fraser Muschalls que lo conservó hasta 1921, que pasó a otras manos y en 1976 ya fue donado definitivamente al National Trust of Scotland. 

Fraser Castle

Siguiente parada «Fyvie Castle». Fue construido en el siglo XIII por Robert Bruce como pabellón de caza, su propiedad pasó por cinco familias diferentes que fueron ampliándolo cada uno con una torre con su nombre por lo que el castillo consta de 5 de estas construcciones. Una de las familias que lo habitó fue la del famoso Lord Byron.
Fyvie Castle y Destilería
Continuamos con el coche y los códigos postales y ahora nos paramos en «Glen Garrioch» una destilería de whisky de malta. No conseguimos hacer la visita porque no nos cuadraba el horario pero era muy bonito el edificio por fuera y alucinante el olor a whisky desde fuera, casi te podías colocar sin ni siquiera probarlo.
Drum Castle
«Drum Castle» ha sido durante siglos la residencia del jefe del clan Irvine, desde que William de Irwin se convirtió en escudero y secretario de Roberto I Bruce (Robert the Bruce), rey de Escocia entre 1306 y 1329. Un equipo de arqueólogos ha descubierto dos cámaras secretas de época medieval según anunció la National Trust of Scotland en un comunicado que difundió el pasado 4 de julio. El hallazgo se ha producido durante los trabajos de conservación de la torre medieval, que data del siglo XIII y que es una de las más antiguas de Escocia.
Crathes Castle
«Crathes Castle» pertenece a la familia Burnett desde el s. XVI. Tiene unos jardines maravillosamente cuidados y, como todos ellos, está en un paraje único de naturaleza abrupta. Hasta ahora todos me habían parecido muy diferentes pero este castillo me recuerda al de Craigievar. 
De vuelta hacia el hotel, por estas carreteras solitarias y rodeadas de bosques aparecen de vez en cuando unas casetas ideales y curiosas que no sabía lo que eran. Pues bien, concretamente, «BOX 472» http://www.aabox472.webs.com/ es la única que queda en «Cairngorms National Park» que es el bosque donde se ubica nuestro hotel, y es una de las 8 que quedan en todo el Reino Unido, cuando había más de 1000 por todo el país.  ¿Qué eran? ¿Para que sirven?. En la 1ª mitad del S.XX estas casetas servían de punto de emergencia, tenían un teléfono, un extintor, un mapa, etc y eran para uso de los Miembros del Automovil Club (AA) que tenían cada uno su llave. Actualmente hay una campaña para «Help save Box 472» porque hay gente que considera que es un legado histórico que debe mantenerse, y yo pienso que también.
Box 472
Bueno, pues ya de vuelta en nuestro hotel para descansar un rato antes de bajar a cenar al Restaurante del hotel «The Keiller Brasserie» que nos sigue pareciendo barato en comparación con el precio de las habitaciones.


7ª ETAPA: 19 Marzo 2015
Bajamos a desayunar y nos despedimos de las Highlands definitivamente. De vuelta a Edimburgo a coger el avión.
Al salir del hotel pasamos por un último castillo «Braemar Castle»
Braemar Castle
Es una posesión del jefe del clan Farquharson y está arrendado a una fundación benéfica local. Está abierto al público. Desde la Baja Edad Media, el castillo fue una fortaleza de los Condes de Mar. La primera torre del Castillo data de 1628.
Ahhh comentaros que todos estos castillos que hemos visitado aparecen en un folleto maravilloso que tengo en mi poder en donde explica lo que tiene cada castillo e informa de las actividades para niños en cada uno de ellos; siempre suelen tener actividades medievales, tipo lanzamiento con catapulta, disparo de cañones, falsas peleas medievales y ese tipo de cosas.
La vuelta a Edimburgo, aunque es un viaje largo, merece la pena por recorrer esas carreteras preciosas, en parajes desiertos, sin coches, sin gente, sin poblaciones; ves un pueblo cada muchos kilómetros; 
Hacemos nuestra última parada turística en el «Palacio de Scone» que se nos quedó sin ver en Perth porque estaba cerrada nuestra puerta de servicio. El Palacio de Scone se levanta en el mismo lugar en el que, hasta comienzos del S.XIX, se levantaba la Abadía de Scone, lugar de coronación de los reyes escoceses y en la que se conservaba la Piedra del Destino o piedra de Scone, sitial sobre el que tenía lugar la ceremonia de coronación. Dicha abadía a su vez se levantó entre 1114 y 1122.
Palacio de Scone
Llegada al aeropuerto de Edimburgo, cambio de las Libras que nos sobraron a Euros de nuevo, nos sentamos a comer algo en cualquier sitio, compramos unas mermeladas y de vuelta a Madrid.


Hicimos aproximadamente 1.200 Km por las carreteras de las Highlands.


Este viaje lo hicimos sólos mi marido y yo y te puedo dar el presupuesto de todo lo que nos costó, y también ORGANIZÁRTELO


ECHA UN VISTAZO AL VIDEO-ALBUM










4 thoughts on “ESCOCIA (Reino Unido). Marzo 2015

  1. Isabel Keats dice:

    Pintaza!!!

    1. aliolistrips dice:

      Pues cuando queráis os lo organizo. Besos.

  2. HYRKANIA dice:

    Me encanta!!

  3. aliolistrips dice:

    Me alegra que te guste. Pues ya sabes, sígueme y así podrás ver mis novedades!!!. Aunque soy nueva aquí y no sé bien cómo funciona aún

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *