Viernes 28 de Abril de 2017
Salida de Madrid sobre las 13.00h y llegamos a comer a Avila. Elegimos un sitio al azar y acertamos plenamente. Comida en «El Almacén» (click para descripción).

 
Tras la comida seguimos camino a nuestro punto final de hoy que es en el Valle del Duero ó Vale do Douro en Portugués. En nuestro camino paramos a visitar el espectacular Santuario de Nossa Senhora dos RemediosEl Santuario fue construido en una colina en la ciudad de Lamego. 
Nossa Senhora Dos Remedios
Nossa Senhora Dos Remedios
La construcción de estilo rococó comenzó en el siglo XVIII y continuó hasta los primeros años del siglo XX. Las escaleras se destacan en nueve tramos, con 686 pasos y varias terrazas adornadas con capillas, estatuas, fuentes y obeliscos. Las escaleras son impresionantes y llegan hasta abajo al paseo principal del pueblo. En la parte baja del pueblo de Lamego también está la Catedral que es muy bonita, del S. XII. Desde luego que merece la pena una visita al pueblo por su Santuario a pesar de estar en lo alto de un monte por carretera de curvas tremendas. 
Catedral de Lamego
Seguimos camino a nuestro destino de hoy en el Valle del DueroDesde la carretera hay algunas zonas con unas vistas espectaculares del río en su camino a la desembocadura. Llegamos a nuestro hotel «Delfim Douro» con tiempo para descansar un poco antes de la cena.
 
Vista desde la habitación
En este viaje hemos querido reservar hoteles económicos, pero si quieres, aquí en esta zona hay un hotel de los mejores de Europa aunque a un precio desorbitado. Nos quedamos un ratito en la gloriosa terraza tomando algo, nos arreglamos y nos vamos a cenar. Aunque solo hay 1 hora de diferencia se nota que nosotros ya estamos cansados y con hambre. El Restaurante «DOC Rui Paula» lo había reservado desde Madrid. Está en el otro lado del río bastante cerca de nuestro hotel. El chef Rui Paula tiene otros cuantos restaurante más y, concretamente, el de Oporto con 1 estrella Michelín.

Restaurante DOC
 
Cenamos de maravilla y el local es muy bonito, con una terraza encima del río Duero. Puedes leer la descripción completa en el enlace. 
De vuelta al hotel a dormir y descansar que mañana nos espera jornada larga de visitas múltiples.
 
 
 



 
Sábado 29 de Abril de 2017
Bajamos a desayunar a las 10.00h; un buffet correcto y rico con unas vistas alucinantes. Hacemos el check out y salimos por estas carreteras de paisaje precioso, llenas de viñedos a derecha e izquierda que cubren las laderas para morir en el río.
Llegamos a Vila Real donde visitamos la Casa Mateus.

Casa Palacio Mateus
Coches clásicos en Mateus
El Palacio de Mateus fue mandado construir en la primera mitad del siglo XVIII por el tercer Mayorazgo de Mateus, António José Botelho Mourão. La casa fue siempre administrada por la familia Sousa Botelho. El proyecto para la construcción de este palacio, de estilo barroco estuvo a cargo Nicolau Nasoni, notable arquitecto italiano. Es una preciosidad y encima nos coincidió que era una parada de un rally Londres-Lisboa de coches clásicos. No podía haber un escenario mejor para una película de época.
El palacio también es conocido por su grandes jardines, donde destaca el estanque con una escultura de una ninfa de mármol de José Cutileiro. Después de disfrutar de todos los coches que se reunieron aquí, cogemos el nuestro (no tan bonito) y nos marchamos a Amarante.
Sao Gonçalo
Puente Medieval
En Amarante visitamos El Monasterio de São Gonçalo que fue fundado en 1543 por João II. Tanto la iglesia como el monasterio fueron terminados durante el año 1620. También hay un bonito Puente medieval sobre el río Tamega, símbolo del esfuerzo de la defensa del pueblo de Amarante contra los Franceses. En este pueblo hay un hotel Relais & Chateaux fabuloso que se llama «Casa da Calçada». 
Monasterio de Pombeiro


De aquí nos vamos al Monasterio de Pombeiro que es un conjunto religioso de origen románico situado en Pombeiro de Ribavizela. Desde 1910 está clasificado como monumento nacional, además de formar parte de la Ruta del Románico del valle del Sousa. La verdad que las iglesias no merecen la pena nada por dentro y, a cada una que vamos, hay una o más bodas.
 
Desde aquí ya nos vamos a nuestro punto de avituallamiento de hoy que es Guimaraes. Vamos al hotel «Santa Luzia» a dejar el equipaje y hacer el check in y nos dirigimos a dar una vuelta por el pueblo para ver donde comemos.
Largo Do Toural (Guimaraes)
Nos sentamos a comer en un sitio que nos habían recomendado pero nos pareció un concepto de carta muy ridículo y absurdo y muy cretino el camarero con su respuesta al preguntar si hay wifi «Aquí no tenemos ni televisión ni wifi; sólo nos dedicamos a la gastronomía de lujo». Nos levantamos de este sitio y nos fuimos a comer a la preciosa Plaza Largo Do Toural en una terracita al sol. Comimos en «Cervecería Martíns». La Plaza está rodeada de muy bonitas y coloridas casas y en ella se encuentra también la Iglesia de San Pedro y es uno de los accesos al casco histórico de Guimaraes. 

Plaza de la Misericordia (Guimaraes)
Ntra. Sra. Consolación 
Tras la co-mida hacemos una visita más a fondo de la ciudad adentrándonos en el Casco Históri-co, donde nos encontramos nada más entrar con otra placita ideal donde se encuentra la Iglesia de la Misericordia y más adelante llegamos a la Iglesia de Ntra. Sra. de la Consolación mandada construir en 1576. En Octubre de 1785 se termina la nueva iglesia, ejemplar barroco en Guimaraes. 
Guimaraes es una ciudad preciosa que se visita muy fácilmente por su reducido tamaño y cuajada de rincones con placitas preciosas y llenas de terracitas.
También subimos a la Colina Sagrada donde se encuentran 3 edificios de visita obligada: El castillo  también conocido como Castelo de Sao Manede.

Castillo de Guimaraes
Fue mandado construir en el siglo X por la condesa de Mumadona. Al principio el castillo estaba formado por la torre de Menagem y por la muralla, pero a partir del siglo XII se construyeron las otras torres para proteger las murallas y flanquear las entradas. El castillo ha sido asociado al nacimiento del reino de Portugal, y desde el año 2007 es una de las siete maravillas de Portugal. También en la colina se encuentra El Palacio de los Duques de Braganza construido en el siglo XV por iniciativa de Alfonso I de Braganza.

Palacio de los Duques de Braganza
El estilo borgoñés de este palacio refleja sus gustos, ad-quiridos en sus viajes por Europa, aunque el aspecto actual sea una recreación, no exenta de polémica, realizada durante el Estado Nuevo.
Estuvo desocupado cuando los duques se mudaron al Palacio Ducal de Vila Viçosa, periodo en que el edificio se modificó, perdiendo gradualmente su forma original.
En 1933, bajo el gobierno de António de Oliveira Salazar, fue transformado en residencia oficial del presidente, tras una polémica campaña de restauración. El tercer edificio en la Colina es la Iglesia de S. Miguel Do Castelo. Bajando del castillo nos encontramos con la Igreja de Nossa Senhora do Carmo, bonita iglesia frente a un parque con un precioso azulejo en la fachada.
Nossa Senhora do Carmo
La construcción de la Iglesia y Convento se inició en 1685 y constituye una evidencia del estilo barroco, dedicada a Santa Teresa. A principios de 1700 una bula papal autorizaba a las Teresianas a tomar el velo de religiosas carmelitas descalzas, ya bajo la invocación de S. José. 


Cogemos el coche y salimos de la ciudad a visitar una fábrica que me apetecía a mí mucho ver; de esas curiosidades de los viajes. No es más que una casa en un pueblo pero tiene todo el encanto del mundo. Se llama Fábrica do Pão de Ló de Margaride. 

La fábrica antes

La historia de esta fábrica se remonta a principios del S. XVIII cuando una mujer llamada Clara María comenzó a fabricar este pan de Ló (realmente es un bizcocho). La casa tal y como está hoy, estaba localizada en el barrio de Margaride, en el centro de Felgueiras. Por eso es conocido como «Pão de Ló de Margaride”. A la muerte de Clara María la fabricación continuó en otras manos y fue pasando de generación en generación hasta que, en 1888, le fue concedida a esta casa la atribución de suministradora de la Casa Real Portuguesa, y hoy en día lo es asimismo de los Braganza.

La fábrica ahora

Hoy en día la fabricación se mantiene artesanal utilizando los mismos hornos, moldes y todo. Es un bollo riquísimo y muy esponjoso que por supuesto hemos comprado. La receta sigue siendo la original, los hornos también, los moldes y absolutamente todo es artesanal.
Hay una persona que te ensaña las instalaciones y la casa que es bastante tétrica y oscura pero con gran encanto.

Nossa Senhora Da Oliveira



Tras la visita, ya son las 18.30h., volvemos a Guimaraes a descansar al hotel.  Tras una buena siesta nos vamos a cenar a un sitio que nos han recomendado que es cocina gourmet «A Cozinha».Guimaraes es una ciudad muy animada y las terracitas están llenas de gente a estas horas. Damos un paseo grande hasta el coche (el casco antiguo es todo peatonal) y vemos todos los edificios iluminados que está precioso.
Volvemos al hotel hasta mañana.












Domingo 30 de Abril de 2017
Desayuno en el hotel y nos vamos a visitar otro Santuario camino de Braga. El Santuario ó Basílica de Nuestra Señora de Sameiro es un templo católico con el estatus de Basílica y santuario mariano. 

Nuestra Señora de Sameiro

Este Santuario atrae a muchos devotos cada año durante las peregrinaciones desde el primer domingo de junio hasta el último domingo de agosto.

Bom Jesus Do Monte

Su construcción se inició en el siglo XIX, por el padre Martinho da Silva, en estilo neoclásico. Artísticamente no tiene mucho interés excepto por el tabernáculo de plata que se puede ver en el altar mayor y la imagen del santo patrón, hecha en Roma por el escultor Eugénio Maccagnani y llevada al santuario en 1880. Desde aquí hay una de las más amplias panorámicas de la región ya que se encuentra muy alto (como todos ellos). Tras este Santuario vamos a otro que está al lado Bom Jesus Do Monte. Éste es muy parecido en construcción a Ntra. Sra. de los Remedios, con esa escalera que baja hasta el pueblo.  el primer indicio de la existencia de una capilla sobre la colina data de 1373. Esta capilla —dedicada a la Santa Cruz— fue reconstruida en los siglos XV y XVI. 
En 1629 se construyó una iglesia de peregrinaje dedicada al Bom Jesus (Buen Jesús), con seis capillas dedicadas a la Pasión de Cristo.

Bom Jesus Do Monte

El Santuario actual se empezó a construir en 1722, bajo el patrocinio del Arzobispo de Braga, Rodrigo de Moura Telles. Se puede ver su escudo de armas se ve en la puerta, al principio de la escalera. Alrededor de 1781, el arzobispo Gaspar de Braganza decidió completar el conjunto añadiendo un tercer tramo de escaleras y una nueva iglesia.

Casa do Raio

A la 1 de la tarde llegamos a BragaLo primero que nos topamos sin dejar aún el coche es La Casa do Raio, o Casa do Mexicano. Es una de las más importantes muestras de arquitectura civil palaciega de esta ciudad, prolíficamente decorada con unos azulejos azules. A mediados del siglo XVIII, João Duarte de Faria, poderoso mercader, encargó su edificación al arquitecto André Soares. Ejemplifica tanto rasgos típicos del denominado Barroco joanino, como la influyente corriente europea, y, en concreto, francesa, del rococó.
Por fin conseguimos aparcar y nos vamos andando hasta la Catedral. Está considerada como un centro de irradiación episcopal y uno de los más importantes templos del románico portugués, su historia se remonta a la obra del primer obispo, Pedro de Braga (posteriormente, declarado santo), correspondiéndose la restauración de 1070, de la que no se conservan vestigios.

Catedral de Braga

En esta catedral se encuentran las tumbas de Enrique de Borgoña, francés y su mujer, Teresa de León, española, los condes de Condado Portucalense, padres del rey Alfonso I de Portugal.
En 1128 fue iniciado un edificio de cinco capillas en la cabecera, por iniciativa de Paio Mendes, parcialmente destruido por el terremoto de 1135. Respetando los cánones arquitectónicos de los Benedictinos clunicenses, los trabajos fueron dirigidos por Nuno Paio.

Capilla y Casa de los Coimbras

Tras la catedral vamos andando a la búsqueda de la Casa y capilla de los Coim-bras, pero no está donde creemos que estaba; está más alejado. Ya cogemos el coche y buscamos esta casa que es muy bonita. La Casa servía, a mediados del siglo XV, de residencia a eclesiásticos, y fué adquirida en 1505 por D. João de Coímbra, provisor de la Mitra de Braga, para vivienda particular.  D. João de Coímbra, a finales del primer cuarto del siglo XVI contrató a canteros vizcaínos, que en esa época trabajaban en Braga, para edificar el templo privado de la casa. Seguimos paseando y nos topamos con una bonita plaza que recoge la Iglesia y Hospital de San Marcos construídos en el S. XVIII. 

Hospital e Iglesia de San Marcos

Saliendo de la ciudad para ir a comer vemos el Arco da porta Nova y damos por visitada la ciudad. Braga es una ciudad pequeña que no tiene mucho qué ver y, además, la pena de que es Domingo y está todo cerrado, incluso Iglesias😠. Comemos en un sitio muy recomendado que es un referente en la ciudad «Arcoense» pero fuera del circuito turístico.

Pousada Guimaraes

Tras la comida emprendemos el camino de vuelta a Guimaraes y subimos a la Pousada Mosteiro de Guimaraes que es un edificio maravilloso además de hotel (Pousada portuguesa=Parador español). antiguo monasterio agustino del siglo XII con unas fantásticas vistas de la ciudad desde su terraza.
Se encuentra muy cerca del centro histórico de la ciudad de Guimarães, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Salones Pousada

Nos caen las únicas 3 gotas de todo el viaje y entramos rápido a tomar un café y un zumo. La pousada es un edificio colosal con unos salones muy bonitos y agradables. 
Al salir de la Pousada ya luce el sol de nuevo y nos acercamos a ver de día algunas zonas del Centro Histórico que sólo vimos por la noche cuando fuimos a cenar el otro día. Pasamos por la Pza de Santiago, animadísima siempre y llena de terracitas y bares. Las casas de esta plaza tienen un aire muy vasco.

Pza. de Santiago


También pasamos por
Largo de Oliveira, otra de las placitas que tanto abundan en esta ciudad. En este plaza está la Iglesia de Ntra. Sra. de Oliveira perteneciente a un antiguo monasterio.

Iglesia de Ntra. Sra. de Oliveira

Fundada por Alfonso Henriques, la iglesia fue reedificada en 1388 por Juan I en agradecimiento a la Virgen por su victoria en la batalla de Aljubarrota. La nueva iglesia, cuyo arquitecto fue el toledano Juan García, ocupó parte del claustro y fue necesario demoler una de sus galerías. La torre manuelina, que data del año 1515, fue mandada a construir por Pedro Esteves Cogominho, un caballero de la casa de los duque de Braganza.
Su origen se remonta al monasterio dúplice fundado por la condesa Muniadona Díaz en el año 950 en la ciudad de Vimaranes bajo la invocación de San Mamede, donde más tarde profesó. La condesa también mandó a construir el castillo de Guimarães para la protección del monasterio a la vez que sirvió como sede de la corte de los condes de Portugal.
Nos volvemos al hotel y nos instalamos en la «cafetería« que está muy agradable donde decidimos pedir algo de picar para cenar. Poca cosa. Yo me subo a la habitación con la wifi un rato y fernando, que ha encontrado un periódico español, se queda leyendo.


Lunes 1 de Mayo de 2017
Pagamos y salimos directos dirección a Oporto. La verdad que está cerquísima y todo Autopista. Nos acercamos al hotel a dejar las maletas (ni subimos a la habitación) y bajamos con el coche a un parking en el centro para andar desde allí y empezar a visitar algo. Entramos en la Iglesia de S. Francisco. Nos impacta esta Iglesia; tanto dorado, tanto enredamiento en las columnas, tanto lujo… Es absolutamente impactante y maravillosa, ahhh y fijaos también en los techos. Creo que no hay un Barroco comparable tan exultante en España.

Iglesia de S. Francisco

Los frailes franciscanos comenzaron a construir la Iglesia de San Francisco en el año 1245. Más tarde tuvo que ser reformada tras el incendio que destruyó el antiguo claustro y parte de la iglesia.

Iglesia de S. Francisco

Aunque los orígenes de esta iglesia son románicos, posteriormente fue transformada al estilo gótico y más tarde adquirió decoración barroca. El interior tiene tres naves revestidas con tallas doradas, en las que se cree que se emplearon más de 300 kilos de polvo de oro. Tanto es el oro que reviste la iglesia que, años atrás, fue cerrada al culto por ser demasiado ostentosa para la pobreza que la rodeaba. es una verdadera joya del barroco.
Tras la visita bajamos a la altura del río a comer en alguno de los miles de sitios con terraza que hay pegados al Duero; muy turístico. Terminamos comiendo en «Café do Cais» en la terraza con un tiempo maravilloso. Desde aquí hay una panorámica del río y la otra margen preciosa.

Vistas desde el muelle

Hacemos unas fotos y Después de comer nos subimos andando toda la ciudad hasta la parte más alta. Oporto es casi como San Francisco; una ciudad distribuída en colinas con unas subidas y bajadas tremendas. 
Resulta cansado llegar hasta esta zona pero merece la pena. En nuestro camino a la catedral nos topamos con la Estación de Sao Bento

Estación de Sao Bento

La Estación de Trenes de San Bento fue construida a principios del Siglo IX sobre los restos del antiguo convento de San Bento del Ave María y aún conserva ese aire melancólico y antiguo que caracteriza la ciudad de Oporto.

Claustro Catedral

Aunque ya de entrada su fachada es señorial, la verdadera joya se encuentra en su interior: un hall decorado con más de 20.000 azulejos en los que se retrata la historia de Portugal. Visitamos la Catedral que, aunque por fuera es bastante fea, el claustro cuajado de azulejos, me encantó. Es más bonito el lateral de la Catedral que la fachada principal. El inicio de su construcción data de la primera mitad del siglo XII, y se prolongó hasta principios del siglo XIII. Ese primer edificio, de estilo románico, sufrió muchas alteraciones a lo largo de los siglos. Desde la esplanada de la catedral hay unas vistas impresionantes de la ciudad.

S. Francisco al fondo

Empezamos el descenso para recuperar nuestro coche en el parking y hacemos un alto en el Puente de Luis I desde donde hay bonitas vistas de la zona de enfrente donde se encuentran las bodegas. Por este puente pasa un tren harto peligroso porque la gente está en mitad del puente sin vallas que les prohíban meterse en las vías.
Este Puente de hierro une la ciudad con Vila Nova de Gaia. Inaugurado a finales del siglo XIX, es una de las imágenes más emblemáticas de Oporto. La responsable del diseño del puente fue una empresa belga, la Société de Willebroeck, y específicamente uno de sus ingenieros, Téophile Seyrig, que había sido discípulo de Gustave Eiffel. Se inauguró en 1886.

Vistas desde el Puente

Pues bien, por fin alcanzamos a llegar al Parking (ahora fue todo cuesta abajo) y cogemos nuestro coche para encaminarnos a visitar la Librería Lello y una tienda típica antigua, pero ambas cosas están cerradas, así que habrá que volver mañana. 

Praça dos clerigos

Pasamos por el jardín de la Praça dos clerigos, pequeño parque donde el más viejo tiene 25 años; sitio de moda, super animado con un chiringuito y rodeado de edificios preciosos y singulares; Te preguntas: «¿Hyde park u Oporto?» los chicos tirados en el césped con su bebida o leyendo o relajadamente… ¡una gozada de parque!. Aprovechando la cercanía visitamos la Igreja do Carmo que interiormente no vale nada pero el exterior es muy bonito.

Igreja Do Carmo

De estilo barroco-rococó, fue cons-truída en la segunda mitad del S.XVIII, entre 1756 y 1768, por la Orden Terciaria de Carmo, siendo un proyecto del arquitecto José Figueiredo Seixas. La construcción del hospital comenzó más tarde, finalizando en 1801. Esta Iglesia está unida a la Iglesia de las Carmelitas. 
Al lado de esta Iglesia se encuentra también la Universidad.
Volvemos a las 18.00h. derengados al hotel a descansar hasta la hora de cenar. Nos encontramos las maletas, que habíamos dejado en el cuarto de entrada esta mañana, perfectamente instaladas en nuestro cuarto. Realmente es un Guesthouse o apartamentos turísticos o casa de huéspedes, llámese como sea; «Porto Vintage Guest House».
Salimos con nuestro coche hacia Foz barrio precioso de Oporto pegado al Duero con grandes pisos y urbanizaciones fabulosos. Había reservado aquí un italiano «Portarossa». Cena y regreso al hotel a descansar.


Martes 2 de Mayo de 2017
Agradabilísimo desayuno en el hotel con todo el producto casero y salida hacia el Barrio de San IldefonsoNo hay quién aparque en esta ciudad; casi todas las calles están concebidas para no aparcar ni a dcha ni a izda, lo que hace harto complicado manejarse con coche. Por fin encontramos un sitio y caminamos hasta el mercado.

Mercado do Bolhao

El Mercado do Bolhao, mercado de abastos es uno de los mercados más emblemáticos de la ciudad. Su construcción se caracteriza por su monumentalidad, propia de la arquitectura neoclásica. Este barrio es super céntrico, lleno de tiendas y de gente. Hoy aquí es día de trabajo y hay un movimiento de turismo y trabajadores tremendo. Pasamos por el Café más emblemático de la ciudad Majestic Café

Majestic Café

Un rincón especial en el que entrar a contemplar el suntuoso decorado o sentarse en su terraza frente al discurrir de la gente por la animada calle peatonal. Data de 1921 y su fachada y paredes destilan ese aroma de los años veinte, de la belle époque. No dejéis de pasear por la ajetreada calle Santa Catarina. En esta misma calle se encuentra la Capela das Almas que tiene su origen en una antigua capilla hecha en madera erguida en honor de Santa Catarina. Su contrucción se remonta a finales del S. XVIII.

Capela das Almas

Ahora volvemos a visitar lo que ayer estaba cerrado: primero La Librería Lello y a continuación, pues están pegadas, la tienda A vida Portuguesa.

Librería Lello

La Librería Lello es mundialmente conocida pues fue escogida como la tercera más bella del mundo en el 2008 por el periódico inglés The Guardian. 

También para el escritor español Enrique Vila-Matas es la más bella, por lo que os aconsejo no perdérosla en vuestro viaje a Oporto. El bellísimo edificio donde se encuentra fue construido en 1909 por el arquitecto Xavier Esteves y pintado por el pintor José Bielman. No sólo la fachada es hermosa, lo es aún más su interior de madera, dividido por la majestuosa escalera que nos lleva al segundo piso, donde normalmente tienen exposiciones de arte y se puede tomar un café o beber un vino de Oporto. 

Librería Lello

La tienda que está en la esquina es un clásico de Oporto. Tiene antiguos, genuinos y deliciones productos de creación portuguesa. La tienda tiene un encanto especial, toda revestida en madera.
Desde aquí nos vamos a comer a la playa de Oporto Praia Do Aterro, al Restaurante «L’kodac«.  hace un día maravilloso de verano pero decidimos comer dentro porque el sol pega fuerte. 

L’Kodac
Aquí nos encontramos comiendo a Iker Casillas y Sara Carbonero ¡una casualidad! porque además ese mismo día jugaba el Madrid la semifinal de copa de Europa. Nos quedamos bastante rato en las sillas de la playa al sol deliciosamente. Cuando nos queremos levantar son las 6 de la tarde y vamos a visitar la casa de la Música, con tan mala suerte que solo se visita con guía y ya no hay visita. 

Casa de la Música

Me da mucha rabia porque me habían dicho que merece mucho la pena por dentro. Habrá que volver a Oporto…

Puente de Luis I
Desde aquí nos vamos al hotel. Yo me quedo descan-sando mientras intento (a través de Atresplayer) pagar los 4€ de premium para que Fernando pueda ver en el ipad la semifinal del Madrid. Me timan, me cobran los 4€ y no puedo contratarlo. Finalmente se va a bucar un bareto donde verlo. El pobre sólo y los portugueses desinteresados totalmente a pesar de jugar Ronaldo. También aprovecho este rato para mandarle unas flores a mi sobrina a El Puerto de Santamaría por su 18 cumpleaños; es lo que tiene la maravillosa Red de Redes. Vuelve fernando del fútbol y salimos hacia la zona centro donde paseamos por la Rua das Flores, la calle más de moda y llena de pequeños restaurantes. Es peatonal y baja desde la Estación de Sao Bento. No dejéis de venir a esta calle. Cenamos en «Cantina 32«. Tras la cena nos acercamos a ver la zona del puente de noche y cruzamos a las bodegas pero están todas cerradas. Mañana será otro día…
 
Miércoles 3 de Mayo de 2017

Ya nos vamos de vuelta a Madrid. Antes pasamos por el puente de nuevo para ir al otro lado del Duero a la zona de bodegas. El tráfico es muy intenso y no queremos salir tarde.

Bodegas Sandeman

Cruzamos, hacemos unas cuantas fotos de la maravillosa vista desde ese lado y de las bodegas más famosas (SANDEMAN entre otras) y nos vamos, gracias a Dios, sin tener que cruzar de nuevo el puente para evitarnos el atasco. No hemos hecho la cata de los vinos de Oporto porque, además de que ya lo habíamos hecho en un viaje anterior, tampoco hemos tenido más tiempo. 

Emprendemos viaje de vuelta, con muy poco tráfico. Llegamos a Salamanca donde hemos reservado para comer. Conseguimos aparcar muy cerca de la Plaza Mayor, esa maravillosa plaza, la plaza más bonita del mundo. Comemos en «la Tahona de la abuela», vemos la escultura de Barceló que preside la Pza. y nos vamos.


La Plaza Mayor de Salamanca fue construida en el periodo que va desde el año 1729 al 1756, en estilo barroco. El diseño es del arquitecto Alberto Churriguera (pabellones Real y de San Martín) y posteriormente continuada por otros con pocas modificaciones respecto al proyecto inicial.1 A comienzos del siglo XIX sufrió diversas remodelaciones urbanísticas, hasta que poco a poco a mediados del siglo XX fue desprovista de sus jardines, quiosco de música central y urinarios públicos para quedar diáfana. Fue declarada BIC con categoría de Monumento el 21 de diciembre de 1973.


FABULOSO ITINERARIO, PRECIOSOS PAISAJES, OPORTO QUE ENAMORA……


💗 ¡¡PORTUGAL ME ENCANTAAAAA!!💗

_____________________________________________________________________________

También consulta la guía «Alioli’s Foodie» de Oporto y Vale do Douro

VIDEO-ALBUM CON TODAS LAS FOTOS




0 thoughts on “DUERO Y OPORTO (Portugal)

  1. Frito, Huevo Frito dice:

    Fantástica descripción del viaje. Me has apañado medio viaje a Oporto 🙂 ¡Gracias Prima!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *