Restaurante en un edificio antiguo precioso de los de Gran Vía, que pertenece a un hotel. Subes en el ascensor del hotel hasta esta terraza cubierta de Ramón Freixa. Yo había estado en esta terraza cuando era otro hotel y me gustó más antes de esta reforma. Han puesto unos cristales fijos (que no se abren) que impiden lo más bonito que es la vista. Y la decoración parece un chiringuito de playa, con ese techo de paja. No me gustó. La zona interior es elegante. La comida original y elaborada, por ejemplo las patatas bravas y los postres. Cuando estuvimos no había aparcacoches, lo que me pareció demencial en una calle como Gran Vía y un resturante de esta categoría. En su día escribí una carta comentando esta y otras cuestiones; actualmente tiene aparcacoches. Cenamos en grupo de amigos. Marqués de Valdeiglesias, 1. esq. G. Vía.

Valoración

7,5/10

¿Dónde está?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *