(REPOST) Podéis leer todo sobre el local y más en mi visita anterior (más abajo) y aquí mi última visita. He de decir que me decepcionó tremendamente el servicio en esta visita, porque me pareció que es un sitio en el que van al céntimo. Os cuento la experiencia esta vez: resulta que la michelada ojo rojo (7,50€) estaba muy fuerte de alcohol y le pedimos que nos pusiera más zumo de tomate (ya desde el principio habíamos dicho que la queríamos floja), pues bien nuestra sorpresa fue al pagar que nos encontramos que nos habían cobrado un extra por ese «zumo» que nos habían puesto de más en el vaso; es bastante cutre, como si en una clara pides más fanta de limon y te la cobran…¡no me había pasado en mi vida!. Pero es que luego, con el último plato pedimos 1 tortilla (sí una) -que además son pequeñas- para completar un poco que quedó de tuétano y también nos cobraron una mísera tortilla ¡alucino!… estas son las cosas que me hacen no volver a un sitio. Además diré que tampoco me gusta a mí tanto este sitio como lo pintan. Vine por 2ª vez, no porque la primera me pareciera de locos, sino porque lo eligió mi hija por su cumpleaños. Os cuento lo que cenamos, de aperitivo traen Crema de jalapeños con totopos que pica muchísimo pero es muy buena; Quesadilla de huitlacoche con salsa de tomatillo (16,90€), estaba buena; Ceviche vuelve a la vida (19,80€) de vieiras, pulpo y langostivos macerados en chile chileptin, cilantro y lima, este ya lo pedi la otra vez y me encanta ¡está brutal! y brutal también de picantito, tuvimos que pedir incluso el antídoto que funciona al momento la verdad; Guacamole Barracuda (18€) es con langostinos enchipotlados y viene con sus totopos, también es un must ¡es delicioso!; Tacos de carnitas (16,20€/2 un.) con salsa de aguacate, jalapeño y crujiente de chicharrón que le da un toque muy rico, pero para mí siguen sin ser los mejores tacos de Madrid. Para terminar su plato estrella que es el Tuétano a la brasa (42,20€) viene acompañado con tostadas de atún rojo toreado y emulsión de chile serrano, digamos que es un mar y montaña que funciona muy bien pero pasado de precio. No pedimos nada de postre. Es dificilísimo aparcar así que te recomiendo que vayas directamente al parking de la calle Montalbán aunque suele estar siempre completo. Valenzuela, 7.

Valoración

7/10   €€/€€€€

Vengo a cenar con mi «partner in crime» y me dejo llevar, tanto, tanto que ni siquiera miro la carta y me fío 100% de lo que ella pide que ya lo conoce; quizás debería haber mirado un poco porque hubo una cosa que yo no habría pedido, más que nada por su precio desorbitado; luego os cuento… El local es muy bonito con mucha lámpara de paja, paredes decoradas con simbología mexicana (maya), también mucha planta, barra central con una decoración que cuelga del techo que simula el mar. La mesa bien vestida con muchos cambios de plato y servilleta de tela bordada con una barracuda, pero ubicadas demasiado cerca. En cuanto al servicio, al llegar se te presenta tu camarero con su nombre y será quién te atienda toda la noche, a veces demasiado lento. Madrid tenía unos restaurantes mexicanos mediocres, empezaron a introducirse con el tex-mex, más tarde alguna taquería magnífica, pero sólo tacos. Todo cambió con la apertura de Punto MX de la mano de Roberto Ruiz que transformó los parámetros, la calidad y el servicio de los restaurantes mejicanos y que llegó a conseguir 1 estrella Michelín (estuve cenando una vez). Después de 8 años, en plena pandemia, Punto MX echó el cierre y -hace casi 2 años- Roberto abrió Barracuda, un proyecto centrado en la cocina del Pacífico, con una propuesta muy ligera, orientada al pescado y al marisco. Vamos con la cena: De aperitivo nos traen una Crema de jalapeños con totopos, es deliciosa pero pica tanto que no pudimos terminarla; nos invitaron a este aperitivo;  Pedimos Guacamole con langostinos enchipotlados (18€) (adobados con chile chipotle) que estaba muy rico, esos langostinos super sabrosos, viene en el clásico mortero de piedra súper pesado y acompañado de totopos; Vuelve la vida (19,80€) es un ceviche a base de pulpo, langostinos y vieira macerados en chile chiltepín, cilantro y lima, con tortillas tostadas de chile quemado (vienen 6), ¡estratosférico! ¡Soberbio! a pesar de lo picante que es, es tolerable y es deliciosa la mezcla; Taco pastor (17,10€) de cerdo ibérico, salsa chipotle y jardín de piña ¡soberbios! vienen 2 en la ración y las tortillas son blandas en este caso; Tuétano a la brasa con tostadas de atún rojo toreado (42,20€) este es un plato mar y tierra muy abundante; te traen el hueso con el tuétano en su interior, un cuenco con el atún rojo, y las tostas/tortillas (vienen 6) con aguacate, y un polvito negro que no sé qué es por encima; todo ello acompañado de emulsión de chile serrano muy picante; este es el plato que yo no habría pedido porque me parece una desproporción el precio que tiene, aunque está bueno, no se corresponde. De postre Torrija 3 leches (8,20€) que está muy jugosa y muy sabrosa ¡buen postre!. Toda la cena acompañada de una Michelada/Ojo Rojo (7,50€) ¡deliciosa! ¡refrescante!, elaborada con lima, sal de chiles, nuestro veneno, zumo de tomate, y cerveza Victoria; yo casi no bebo y no me gusta la cerveza, pero esto es como un zumo de tomate (que me encanta) y es brutal, te recomiendo 100%. que consultes la gran carta de cocktails y pidas alguno. Cuenta con una pequeña terraza ganada a la calzada de la calle. El aparcamiento resulta casi imposible, el parking más cercano el de Montalbán, pero es un parking que siempre está completo y eso que era un miércoles, también el restaurante estaba a tope. Por poner un pero, diría que me gustaría que hubiera más tortillas blandas, se me antojan demasiado pesadas las tostas duras. Valenzuela, 7.

Valoración

7.5/10   €€/€€€€

Vídeo resumen

¿Dónde está?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *