Restaurante de Michelín. Fuimos en 2014 a cenar 6 personas. No sé si habrá cambiado alguna cosa. Traslado la crítica que escribí en su día en «Trip Advisor «LE SOBRA ALGUNA ESTRELLA» Después de tarea casi imposible de llamadas y mails sin responder, conseguí la reserva de la mesa para 6. En primer lugar me sorprendió el hecho de que te hagan pagar 60€/persona por adelantado; he estado en muchos estrellas en España y Europa y esto no me había pasado nunca, pero bueno…… accedimos porque teníamos ganas de conocerlo.Llegó el día. Primera sorpresa: nuestra mesa, una mesa rectangular en el centro del restaurante que parecía más bien para 10 que para 6, con la consiguiente sensación de frialdad e incomodidad; vas a cenar con tus amigos y resulta que solo puedes hablar con 3 de ellos porque los otros 3 es como si estuvieran en otra mesa de lo lejos que están. Muy incómodo, la verdad. Además, yo intenté que pudiera venir una séptima persona a nuestra mesa porque ese fin de semana teníamos una invitada en casa y llamé para que pudieran añadir a este persona a la mesa. Pues me dijeron que no, que las mesas son máximo de 6 personas; nunca entenderé esta negativa, hubiera cabido ella y 3 más y al menos hubiéramos estado mas cerquita unos de otros. Los restaurantes en los que he estado de esta categoría tienen todas las mesas redondas lo cual hace la experiencia mucho mas agradable con tus compañeros cerca y pudiendo hablar y comentar cada «lienzo» (denominación que le dan a cada plato). Ahhh y los demás restaurantes Estrella retiran las mesas que no se van a ocupar esa noche; no queda bien ver mesas vacías cuando luego parece que hay listas de espera y que está completo hasta dentro de meses.Primera opinión: el restaurante no es demasiado silencioso pero es que, además, suena una música de fondo que sobra porque sólo sirve para hacer mas ruido y molestar.Segunda opinión: Los camareros se toman demasiadas confianzas, tanto «tuteo» extraña un poco y lo de comer encima de la mesa y que te pasen una bayeta por delante para limpiar la mesa de vez en cuando, resta glamour y añade cutrez; ya sé que lo que prima en estos sitios es la originalidad pero hay cosas que ya rozan lo cutre y la excentricidad.Tercera opinión: a «Dabiz» se le debe haber subido la fama desde que está en el eurobuilding y no hace acto de presencia en ningún momento. En TODOS TODOS TODOS los Estrellas en los que hemos estado han venido los chefs a saludar y comentar qué tal hemos cenado, incluso en 2 de ellos nos enseñaron las cocinas y las bodegas y nos presentaron a los cocineros y becarios que trabajaban en esos momentos allí, lo cual hace que tu experiencia sea más completa todavía y pagues mas a gusto lo que cuestan estos menús, que no son baratos.Cuarta opinión: ¿no debería un restaurante de esta categoría disponer de aparcacoches?Opinión positiva: la comida está muy elaborada y lo que la distingue, quizá, del resto de Estrellas en nuestro país sea la fusión con la comida asiática; a mí esta mezcla sí me gustó mucho y me pareció que le da el toque diferente. Creo que es más del estilo de Bulli (mas de laboratorio, de experimentar con los productos) que del estilo de los vascos u otros catalanes que también es cocina muy elaborada pero con menos experimento y excentricidad.

RESUMEN: comida sí, el resto no. Entonces te preguntas «¿vale lo que cuesta? «. Padre Damián, 23.

 

P.D. En 2024, repasando la nueva web, probablemente escribiría otra crítica después de 10 años probando restaurantes y después de haber ido a todos los que Dabiz tiene actualmente. Considero que es un genio de los fogones. Quiero volver y lo haré cuando inaugure en «la Finca».

8/10           €€€€/€€€€             Post en IG

¿Dónde está?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *