Tenía este sitio apuntado desde hace tiempo pero, por unas cosas u otras, siempre elegía otro para ir antes que este. Pues estaba muy equivocada. Tenía que haber venido antes, pero bueno… ya lo he conocido y me ha encantado. Lo metí directamente en mi sección de Favoritos.

El local no es lo más bonito en cuanto a interiorismo, pero resulta muy acogedor, tranquilo y sin ruidos o músicas estruendosas que yo agradezco enormemente. Decoración tipo medieval (si venís entenderéis mi explicación) con las paredes de piedra, lámparas tipo candelabros en la línea de las decoraciones castellanas de los antiguos paradores. La entrada es un poco extraña, un pasillo dejando a la izquierda una barra (que no es barra para sentarse) sólo para preparar las bebidas. Al fondo del pasillo se encuentra la sala, no muy grande, unos 10 comensales y abajo hay otra planta con la magnífica bodega, con botellas centenarias y otra sala donde hay capacidad para otras 10 personas. También abajo está el horno centenario de adobe que encienden cada día con leña, horno que trajo su padre desde el pueblo piedra a piedra y lo montaron aquí; nos lo enseñó Gonzalo y me pareció que tiene un tamaño gigantesco. En este horno elaboran sus afamados asados, su cordero, considerado del nivel del cochinillo lechón de «Coque» o incluso mejor; hace poco he leído un artículo donde comparaban estos dos templos del asado. El nombre, un tanto rebuscado y poco comercial por la dificultad de recordarlo, es el nombre de un pueblo de Segovia relacionado con la familia.

Al frente de la sala está Antonio, mientras que su hermano Gonzalo está en la cocina. Ambos heredaron el negocio de sus padres que está aquí desde el año 1977; ¡ya ha llovido un poco!. Estamos en un asador, pero un asador de lujo diría yo, porque todo aquí está más cuidado que en el clásico asador: los platos de la carta muy trabajados, las mesas bien vestidas con mantel y servilleta de tela, el servicio de la mano de Antonio ¡todo funciona rodado!.

Nos traen de Aperitivo una Trucha ahumada en su propio horno, aperitivo que sorprende por su originalidad y lo rico que está; viene acompañada de huevas y 2 rebanadas de pan tostadas y con aceite. Pedimos unos entrantes a compartir: Alcachofa confitada rellena de foie (9€), una base de bilbaína y guindilla (como sabréis, este aliño se elabora con vinagre, pero no tiene ese sabor del vinagre, está fabulosa); la alcachofa viene entera con todas sus hojas y le embuten el foie dentro, un foie hecho con los hígados que desmiembran, los ponen a reposar en moscatel y consiguen este productazo, un plato muy trabajado, una forma distinta de servir las alcachofas ¡delicioso!; Anchoa 0,0 del Cantábrico (6€) sobre una fina lámina de croissant y mantequilla francesa d’isigny ¡soberbia!; Ensaladilla rusa (7€) coronada por guisantes lágrima, con una emulsión de membrillo, vinagre, guindilla y aove que Gonzalo termina de batir en la mesa ¡otro plato que se diferencia de otras ensaladillas, ¡fabuloso!; Oreja gallega con salsa brava picantita (8€) ¡deliciosa!, el brillo y la textura de las salsas los borda; Pimientos rellenos de bacalao (5€) ¡galácticos! ¡brutales! los mejores ever; de verdad qué delicia la salsa vizcaína (ñoras, manzana y cebolla), los pimientos y el relleno, perfecta textura, sabores, etc. Y mi😇, en su línea, se pidió de plato principal las Alubias de Tolosa (14€) con sus sacramentos que los traen aparte en otro plato y las guindillas igual ¡buenísimas!. Mi plato principal fueron las Albóndigas de vaca (26€) guisadas en fondo de cordero, ¡magníficas!, blanditas, con su deliciosa salsa una vez más y acompañadas de unas patatas fritas en cuadritos también muy ricas. De postre Crujiente fino de mantequilla (9€) relleno de crema pastelera de limón, estaba muy rico. Juan de Austria, 27.

En resumen: un sitio muy poco conocido donde se come francamente bien, no sólo los asados que tendré que venir a probar a la hora de comer, si no todos los platos están muy currados y utilizan una materia prima de primera. Salimos a 54€ por barba que me parece un buen precio, no creo que sea caro. Pedimos 2 copas de Godello «Neno» (10€). 

8/10           €€/€€€€               Post en IG 

 

Valoración

¿Dónde está?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *