☕️🥐 la tradición y la cultura de 4 generaciones que han ido transmitiendo verdadera pasión por el pan. La historia de esta panadería tradicional arranca en 1891, cuando el bisabuelo Vasio, allá por el 1891 en un recóndito pueblo de Cantabria – en el valle de Cosío de Cabuérniga– empieza a hornear las primeras hogazas. Por aquel tiempo, muchas horas de carro y mula transcurrían simplemente para aprovisionar el obrador de harina y para repartir el pan por el pueblo.

Gran tienda de bollería, pan, y alguna cosa para una comida rápida si tienes que volver deprisa a la oficina (empanadas, croque monsieur, tortillas, bocatines, hojaldres, etc). La tienda es muy grande y preciosa decorada en un tono verdoso, con unas barras pegadas al ventanal donde poderte sentar con tu comida o también te lo puedes llevar si lo prefieres. Hay unas máquinas de vending para coger alguna bebida también y las baldas con la panadería y los mostradores con la bollería. Los croissant están muy buenos; los de mantequilla; pero tienen una enorme oferta de croissants de chocolate, almendar, mantequilla), palmeras de 3 tipos, y el pan también; Elaboran kooing aman, clásico bollo belga poco conocido aquí. Mostrador con gran variedad también de pastas de té y unas cestas con enorme variedad de picos y regañás. Además traen alguna cosa de Cantabria (los dueños son cántabros) como sobaos macho y corbatas. Es una tienda muy completa y muy recomendable. Tienen otro local en Pinar de Chamartín y otro en Palacios; aparte en Cantabria numerosos y en Asturias. Paseo de la Habana, 19.

Valoración

8/10

Vídeo resumen

¿Dónde está?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *