Los días de agosto que @alibeoli tuvo vacaciones y vino a Galicia (4 noches) nos marchamos de casa de mis primas y buscamos un hotelito cerca «solo adultos» con piscina donde poder estar a gusto y saliendo a cenar y comer con tranquilidad y haciendo excursiones; queriamos unos poquitos días para los tres en familia.

Elegimos este hotel por cercanía a la casa de mis primas, pero también con el aliciente de estar en Portugal y conocer más de esta zona norte. Las instalaciones son edificios de madera totalmente integrados en el paisaje; cada edificio acoge una habitación tipo suite, con salón. Además existe una casa antigua donde se ubica un salón donde poder ir a cualquier hora a tomar una copa o un refresco, y también aquí está el comedor de los desayunos.

Las habitaciones son regulares de gusto decorativo, son un poco «boho», muy camperas, todas las paredes de madera, tipo cabaña, ¡eso sí!… son comodísimas. La 1ª habitación que tuvimos «Alma» era mejor, súper buena distribución, magníficos armarios, baños con 2 lavabos, ¡estupenda!. Esta habitación tiene un acceso directo al SPA lo cual tiene sus ventajas para quién le guste el SPA pero… es un infierno el ruido que se oye de los motores en esta habitación. Tuvimos que cambiarnos. La siguiente habitación «Terra», más feúcha y menos cómoda, pero con gran salón y habitación independiente y absolutamente tranquila y silenciosa. Todas las habitaciones que están salpicadas por los jaradines cuentan con un porche con 2 tumbonas y mesita por si quieres desayunar ahí. El desayuno es tipo buffet, en el edificio principal; sobre un aparador antiguo ponen los yogures, cafés, fruta, etc. y además puedes pedir huevos y otras cosas de la carta; no tienen huevos poché, ni tortitas, por ejemplo; es un poco pobre pero muy cuidada la presentación de todo. Desde la terraza del desayuno y desde la piscina de arriba hay unas vistas preciosas del río Miño y enfrente el Monte Tecla (España).

El servicio fue magnífico, super amables en todo momento, algun día que yo tenía un dolor de rodilla, nos trajeron el desayuno a la habitación. Digo esto porque tengo que destacar y avisar que el hotel es muy incómodo para personas con movimiento reducido, ya que está lleno de cuestas y escaleras por todo el recinto. Los jardines son preciosos, pero también tienen cuestas y escaleras porque los edificios están a diferentes niveles.

Cuenta con 2 piscinas, una está próxima al edificio principal del hotel (que tiene también habitaciones este edificio) y la otra, redonda, es la que nos pillaba a nosotros más cerca. Muy agradable con las tumbonas y las toallas que te cambian cada día. Los precios de las habitaciones del jardín son >200€/noche desayuno incluido. R. da Costa 15 (CAMINHA)

Valoración

Comida 7,5 /10

Resumen vídeo

¿Dónde está?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *