Nos desplazamos a esta zona para cenar con mis primas que viven por aquí. Es un restaurante en teoría de diversas zonas de China, pero yo veo que es más asiático porque tiene mezcla de japo, vietnamita etc, tiene sushi, tiene currys…..

El local es precioso, enorme y con un interiorismo muy cuidado, quizás demasiado oscuro aunque seguro que por la mañana es luminoso porque tiene grandes ventanales alrededor. Practicamente todas las mesas son redondas lo cual es muy cómodo, excepto las de la entrada en la zona de barra. Se encuentra ubicado en un hotel y tiene una entrada complicada, por un lateral del hotel. En la parte trasera tiene una gran terraza muy agradable con sombrillas, sin techo.

El servicio fue magnífico, estaba prácticamente vacío el local y estaban muy pendientes de nosotros.

Voy con la comida: Xialong clásico shanghainés (7,50€/3 piezas) a mí me pareció que la masa era demasiado gorda, no me convencieron; pedimos 5 piezas; Rollito de primavera (8€/3 piezas) clásico rollito de crujiente masa, con un relleno de ternera y langostino, pedimos 8 piezas; estos rollitos están muy ricos, pero como todos la verdad; Rollitos de pato (8,50€/3 piezas), estaban también ricos; Xianjao cantonés de gambas (9€/3 piezas), nosotros pedimos 5 piezas, no me gustaron demasiado, no me gusta cuando lo de dentro es como un puré, me gusta que estén los trozos de gambas y de todo; Jiaozi de rabo de toro (11,50€/3 piezas) Jiaozi al vapor, rellenas de rabo de toro guisado y castaña picada (pedimos 4 piezas), la masa es de color verde y estaban muy buenas estas; Nigiri de atún rojo (2 piezas) (6,60€) muy mediocre; Nigiri de Salmón (2 piezas) (4,60€) tampoco valen nada; Nigiri de foie gras (2 piezas) (6,80€) vienen con una mermelada de frambuesa por encima, no está muy logrado el sushi en general; luego pedimos Tallarines a la shanghainesa (13,80€) salteados con bokchoi y pimientos verdes y rojos, picada de cerdo ibérico laqueado en salsa de soja, era como una sopa donde flotaban la carne y los fideos, no me gustó demasiado y lo pedimos acompañado de Arroz frito cantonés (9.80 €) salteado con verduras picadas que estaba bueno. Pedimos vino pero no recuerdo, no apunté nada ni tengo el ticket. Era una cena para celebrar la Navidad y no le presté mucha atención. Sólo sé que pagamos 28€ por barba, y que éramos 5. Cierto que es un oriental bastante comedido en los precios.  Camino de la Zarzuela, 21 (Aravaca).

Valoración

Comida 6,5 /10

Resumen vídeo

¿Dónde está?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *