Venimos un día entre semana a Chinchón con mis primas y mis sobrinos. Un día super agradable coronado con una comida magnífica en este restaurante tan bonito y con tanta historia por los años que lleva aquí, en esta balconada, desde 1956.  Realmente lo denominan fonda, para mí es un asador venido a más.  El dueño, junto con su hija, nos atendió de maravilla, encantador, con la ventaja de venir entre semana que pudo dedicarnos largas conversaciones. El Restaurante es precioso, está dividido en terraza a pie de calle, en la misma plaza, varias plantas y entreplantas con larga escalera, donde se ubican diferentes salas, todas ellas preciosas y las mesas de la balconada. Las mesas de la balconada son para máximo 4 personas, ya que la balconada es super estrecha, y por eso comimos dentro, porque eramos más. Como digo restaurante precioso, con azulejos, suelos de madera noble y un aire acogedor muy agradable. El servicio ya os cuento que fabuloso y la mesa muy correcta con servilleta de tela y bien vestida, mantel de tela también. Pedimos para comer: Croquetas de jamón con ajetes tiernos, muy bueno el acompañamiento de los ajetes, las croquetas más flojas; fue invitación de la casa; Morcilla (10€) estaba muy bien hecha y muy rica; Callos chinchonetes (20€) un poco caros y para mí cortados demasiado pequeños, correctos;  me parecieron un poco subidos de precio; Mollejas salteadas con habas (20€) también un poco caras, estaban muy ricas, aunque a mí me sobraban las habas, pero eso es apreciación mía; 5 Paletillas de cordero lechal (28€/un.) estaba ¡¡¡MAGNÍFICO, ESTRATOSFÉRICO, se deshacía!!! viene emplatado en fuente de barro con unas patatas fritas que estaban buenas; sólo quedaban algunas raciones (era lunes) porque el fin de semana habían dado muchas comidas y aún no les habían traído más corderos. Leguado a la plancha (24€) lo devolvió uno de los comensales porque le pareció que estaba seco y pasado, así que no lo cobraron; en mi humilde opinión era una pieza fantástica y se podía comer; Carne roja al peso (24€) era un entrecot que estaba SOBERBIO de sabor, corte y punto. De postre pedimos 6 postres pero repetidos: Crema de queso con helado de mango (7€), postre original y fresquito, pero la crema no sabe en absoluto a queso; Tarta de chocolate (7€) es fluída y estaba riquísima; Milhojas de crema (7€) logradísima es su especialidad en postres y las hojas crujientes y delicioso. Se pidió un vino de la casa (21€). En resumen: Sitio más que agradable para comer en una excursión a Chinchón, con ubicación óptima, no resulta barato, pero merece la pena comer aquí. Pagamos 43€ por barba, sin contar el vino.  Pza. Mayor, s/n (CHINCHÓN)

Valoración

7/10    €€/€€€€

Vídeo resumen

¿Dónde está?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *