Venimos a cenar a este sitio que tenía yo recomendado y la verdad que fue un verdadero desastre. Sí que es verdad que fue una suerte que sin reserva y un sábado nos cogieran para cenar tarde y eso que éramos 5; pero una vez terminada la cena tiene su explicación…😱. Estuvimos sentados dentro pero tiene también terraza.

El interior del restaurante está muy bien, paredes de piedra original de la casa y otra zona con papel pintado en las paredes.

La mesa bien vestida pero… el servicio un desastre, parecía un poco como si nos estuvieran tomando el pelo; el camarero no se enteraba de nada y tardaron 45 minutos en traer el primer plato y después las esperas infinitas entre platos. Nos dieron ganas de marcharnos.

Respecto a la comida, pedimos muy pocas cosas porque no teníamos mucha hambre pero, lo que pedimos no puedo decir que sea un sitio para recomendar. Os cuento: de Aperitivo trajeron el clásico queso del couvert con una confitura que todavía no sabemos de qué era…; después pedimos: Bolinhos de bacalao, los he comido mejores; unos Langostinos a la parrilla pasadísimos con una salsa que era puro aceite; un Cocktail de gambas porque me apetecía algo fresquito, tenía gambas y sapateira desmigada, pero lo que predominaba era la cebolla ¡uf le robaba el sabor a todo lo demás!; Paté de sardinas que suele ser tan rico en Portugal y tan típico, pues este estaba repugnante, era líquido. Creo recordar que no pedimos nada más, pero tengo bastante olvidada esta cena porque fue una pesadilla. Praça do Conselheiro Silva Torres 99 e 101 (Caminha, PORTUGAL).

Valoración

Comida 4 /10

Vídeo resumen

¿Dónde está?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *