Su evolución ha sido meteórica, en cocina, local, innovación, EN TODO. Pablo y Juan, Juan y Pablo son unos cracks que espero sigan tras su barra muchos años más. Hacen una cocina fusión España-Japón, te hacen una paella en formato nigiri, te mezclan un atún extraordinario con jamón y salmorejo, etc,  te presentan unas combinaciones únicas y que funcionan solas.

El local es una chulada, precioso, íntimo, elegante. Antes estaban en la misma calle en otro sitio mucho más pequeño, pero aquello, desde el principio, pedía más, para equilibrar con lo grande que es lo que se cuece ahí dentro. Ahora es un espacio mucho más amplio, tiene una sala como de antesala, donde está sentado ese «señor» que es su seña de identidad, su anagrama. En esta sala con unas mesas altas y unos taburetes en barra, se ofrece una cocina más informal, algo más rápido, algo para un picoteo y un menú del día entre semana. Seguimos avanzando hacia el fondo y nos encontramos con la sala principal, el comedor propiamente dicho, donde disfrutar de una cena o comida DE LUJO. Todo es agradable, la luz, la mesa con sus colores insignia, el servicio, etc. Yo siempre aconsejo -en este tipo de restaurantes donde los platos los trabajan mucho- vivir la experiencia en barra, sitios como umiko, kappo, tora, streetxo, los vives y disfrutas más en directo teniendo a los chicos delante con las elaboraciones de cada plato, la utilización de sus «herramientas», los cortes, las cocciones, los diferentes hornos, los sopletes, los emplatados ¡un disfrute para la vista y el estómago!.

Os cuento lo que pedimos y os comento que TODO, es magnífico, pero os recomendaré lo que no debéis perderos. Traen un aperitivo presentado de manera lujosa sobre un cubo de cristal Buñuelo de pescado de roca sobre crème fraîche, muy sutil y muy buen comienzo; Seguimos con un plato de fuera de carta, Colmenillas (26€) con curry amarillo, huevo a baja temperatura y edamame ¡locurón! quizás pienses que está subido de precio pero merece la pena, y además las colmenillas siempre son caras, lo pedimos acompañado de arroz (5€); Boloñesa de atún (22,50€) es un tartar de atún con una base de spaguetti, un must que no debes perderte, como pedimos 3 platos te cobran como una media ración por el 3er plato (12€); Nigiri de salmonete (9,10€/2 un.) que los presentan con sus espinas asadas, y su correspondiente salsa, ¡muy rico!; Nigiri de vieira y mantequilla (6,40€/2 un.), para mí de los mejores nigiris; Nigiri bilbaina (6,90€/2 un.), también muy rico es de lubina creo recordar, ajo, vinagre y chili ¡magnífico corte!; Nigiri Cordobés (9,80€/2 un.) atún, crujiente de jamón, hilito de huevo hilado y gotitas de salmorejo ¡otro must entre los nigiris! Temaki de toro y huevo (13€/un.), también super logrado, coronado con caviar y dentro lleva un huevo frito ¡fantástico! pedimos dos; Nigiri de sepia playera (6,10€/2 un.) este me gustó menos; Nigiri paella (11€/un.), una fusión deliciosa, una base de socarrat de arroz y las gambas blancas de huelva encima ¡imprescindible! ¡galáctico!; Temaki de buey de mar (4,50€/media ración), el buey de mar de buenísima calidad y sabor, coronado con caviar; Nigiri toro A5+ (14,20€/2 un.) otro must ¡Galáctico!, ese atún toro es de otro mundo, la mayonesa, ¡buah para ponerle un piso!; Tras el festival de nigiris, nos pedimos algo de carne Saam de costilla de cerdo ibérico (24€), que estaba deliciosa, te traen la costilla con su hueso y tu lo colocas sobre la lechuga y sus aderezos (salsa chutney, crema agria, cebolla morada), le echan por encima un gazpacho de tomatitos verdes, lo enrolles y listo, ¡buenísimo! ¡me encantó!. Y ya pasamos a los postres: Bluepanther (8,50€), la clásica pantera rosa, pero azul, su color insignia, con vainilla y bizcocho dentro recubierta de azucar azul, ¡está my buena!; Mochi de trufa y chocolate blanco (15€) un postre muy caro para el tamaño que tiene, pero claro! lleva trufa; Mochi de vainilla y caramelo salado (6,60€) también muy logrado, los hacen ellos y están riquísimos. Cenamos con una copa de vino «Botón de gallo» (6€) y salimos por barba a 86€ poniéndonos morados. Ya estoy deseando volver a otra celebración, no es un un sitio para venir todos los días porque no es barato, pero pago encantada cada céntimo de cada plato. Hay un parking justo enfrente en la calle Cedaceros. Los Madrazo, 6.

9/10       €€€€/€€€€       post I en IG             post II en IG

¿Dónde está?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *