Este restaurante italiano en pleno barrio de Salamanca es el clásico concebido para el público venezolano y mexicano de este barrio donde proliferan mucho últimamente. Lo digo porque es el clásico local que les encanta, su decoración, el show en directo (música estruendosa), la música (también a ratos no en directo) a todo volumen, y los precios elevados (para ser un italiano).

La decoración es preciosa pero me gusta más Isabella (también de ellos) porque este último tiene terraza y es algo más barato e igualmente rico. Allegra tiene espacios en diferentes alturas, por ejemplo nuestra mesa estaba como en un cubículo elevado sobre todo adonde se accede subiendo unos escalones. Es muy agradable esta ubicación porque estás en una especie de reservado, pero fue tremendo el volumen de la música que impedía mantener una conversación ¡no me gustan los sitios donde no puedes hablar!. Al final de la cena nos dijeron que se podía haber apagado la música sólo en nuestra zona, que lo hicieron al final de la cena (en los postres) y tampoco se notó demasiado porque el ruido ambiente te sigue llegando.

La mesa muy bien vestida. La carta muy completa y apetecible aunque no pedimos ninguna pasta porque mis amigas no comen pasta por la noche. Fue una cena bastante ligera pero quizás vuelva a probar las pastas que me da a mí la medida de qué tal es un italiano aunque, he de decir que me gustó todo mucho, incluso sin pastas.

Pedimos Insalata di Luca (13€) que estaba muy buena para ser una simple ensalada con tomatitos, huevo rallado y queso también rallado; Zucchini fritti (12€) que son unas tiras de calabacín fritas que estaban muy ricas y vienen muy bien presentadas en un cono; Milanesa con tomate y parmesano (28€) delicioso filete empanado, tierno y de tamaño considerable; Verduras al grill (6,50€) pequeñísima ración para acompañar la milanesa, son unas verduritas casi al dente muy buena; Salmón a la brasa «vuelta y «vuelta» (25€) es un lomo de salmón con su piel braseado que está riquísimo pero es una ración muy pequeña y el precio no es pequeño; Vitello tonnato de solomillo (20€) ¡delicioso! ¡magnífico! muy buena la carne de gran calidad. De postre pedimos el tiramisú (8,50€) clásico y muy logrado; Crêpe de Nutella con Sorbete de Dulce de Leche (8,50€) también muy rico y eso que a mi la nutella me horroriza jajaja. Pedimos 1 copa de albariño Attis Lias (6,50€) que me parece una barbarida y 4 copas del tinto de la casa (22€). En definitiva, es un sitio donde todo está muy bueno, bonita decoración, gente guapa, para ver y ser visto, mucho glamour y precios no ajustados. Éramos 6 y pagamos 23€ sin vino; hay que tener en cuenta que de comida pedimos muy poco. El parking es el de Velazquez.  Velazquez, 11.

Valoración

Comida 7,5/10

Vídeo resumen

¿Dónde está?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *