Como su nombre indica este es un sitio para los amantes de los buenos caldos; no es mi caso pero en estos sitios se suele comer bien, y así fue. Las referencias de vino son innumerables de todo el mundo. Las estanterías cuajadas de botellas.

Es un local muy pequeñito, solo 8 mesas, pero muy acogedor y agradable. Sobre la barra un jarrón con un ramo precioso ¡siempre me fijo en estas cosas que le dan el toque a un sitio! y me contó el dueño que se los trae su madre, ¡bonito detalle!. La mesa del fondo está en un huequito muy cuqui bajo una decorativa viga de madera. Todas las mesas vestidas con mantel, servilleta de tela y plato de pan. El servicio fue encantador y profesional; el dueño, que te atiende para tomar la comanda, encantador, con buenas sugerencias también de fuera de carta. El camarero muy bien también. La carta es muy cortita, escasamente 9 platos (la cuchara del día es cambiante y también el pescado del día) y 3 postres, pero todo muy apetecible y perfecta para pedir un poco de todo a compartir. Aunque no lo pone, algunas cosas se pueden pedir por medias raciones. Me lo recomendó mi «Instamigo» Luis Suarez de Lezo, y todo lo que recomienda tiene su porqué.

De aperitivo nos trajeron unas patatas con pimentón que es un aperitivo muy resultón con el pan buenísimo de un sitio que se llama «El abuelo hace pan» que no conocía. Después pedimos para compartir Steak Tartar (12€/media), con punto flojo de picante pero te traen aparte más picante por si le quieres añadir tú; la ración completa vale 19€ que estaba muy rico y viene acompañado de una regañá muy finita; La cuchara del día que va cambiando, en esta ocasión eran Pochas con Salmonete (19€) que es una generosa ración, gran combinación;  Bacalao confitado (19€) viene sobre una escalibada de verduras y, aunque parezca que tiene una cocción extraña, mal color (mira el video), estaba delicioso. De postre Coulant de chocolate (7€) que es original y delicioso porque por dentro tiene yuzu líquido;  Crema Quemada (6€) ambos postres también de elaboración propia y muy ricos. Pedí una copa de blanco (no soy buena bebedora de vino) de Jaén con uva de Granada (4.50€) que me gustó muchísimo. Tienen más de 40 referencias de vinos por copas (creo que este es mi sitio) y además, me resultó curioso que me dieron a probar entre dos ¡nunca me había pasado por copas!, este y otro alemán y me gustó más el español.

Resumen: Es un sitio muy apetecible para volver, a probar más vinos y su carta completa; además es muy ajustado de precio, siempre y cuando no te metas en vinos carísimos claro. Eramos 2 y salimos a 36,75€ por barba sólo con 1 copa de vino y cerveza. El parking más cercano es el que está detrás del Palace. Moratín, 36.

Valoración

Comida 8/10

Vídeo Resumen

¿Dónde está?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *