Es una maravilla la Sierra de Guadarrama y lo que nos ofrece -en cuanto sale un rayito de sol- para poder escapar de los ruidos, humos, coches, etc. Y así fue. Nos vinimos en un día de sol radiante a conocer este sitio precioso. Se accede por un camino de tierra, y tiene un parking también de tierra. El local es un poco tipo chiringuito, poco lujo, pero la terraza sí que es un lujo, encima (literal) del embalse ¡tan agradable!. El servicio fue estupendo a cargo de un chico encantador que nos atendió genial. Cuenta con dos cartas: la del kiosko que es otro chiringuito que hay más arriba, mas informal y la del restaurante que es de cocina tradicional, pero ¡ojo! incluye 12 arroces y 1 fideuá. La comida:  de aperitivo nos trajeron unas tostaditas con una crema de brandada de bacalao que estaba muy buena. Luego pedimos varios entrantes a compartir: Milhojas de foie mi-cuit (21€) las «hojas» las forma crujiente de pera, y viene coronado con unos trozos de mango. Está bueno y el paté es de calidad, pero es un plato demasiado historiado, con la pera hubiera sido suficiente, el mango me sobraba; Ensalada de corujas (17€) este plato no viene en carta porque las corujas son de temporada; la ensalada viene con granada y unos tacos de panceta, ¡muy rica y fresquita!; Croquetas de bogavante y carabineros (23,75/4 un.), la ración realmente cuesta 19€ pero como pedimos más cantidad, por eso costó 23,75€; que me parece caro y no me gustaron mucho, en realidad no es la clásica croqueta sino con un toque marroquí, vienen envueltas en masa kataifi y con salsa de chile dulce en la base. Ahora los platos principales: Callos (18€), los traen muy bien presentados en una cazuelita de hierro con tapa y al abrirlos desprenden ese delicioso olor, los elaboran con la originalidad de unos pedacitos de crujiente de tocineta (como panceta); estaban buenos, pero para mí no son los mejores, les faltaba potencia, fuerza; Chuletillas de cordero lechal (21€), correctas, en la sierra hay mejores chuletillas y más lechal que estas; vienen con unas patatas crujientes cortadas muy finas; Solomillo de vaca rubia (25€) viene acompañado de una salsa de remolacha y patatas panadera; la pieza de carne gloriosa, el punto también perfecto, y estaba tierno; sí es buena carne y se puede pedir. Pidieron un Arroz de gamba roja y zamburiña (25€/ración)  que estaba rico, es de capa fina, el color no hace honor, está más rico de lo que aparenta, buen tamaño de la gamba roja; comentaron que está mejor el arroz del senyoret y, ¡mira!, encima es más barato y también han probado el caldoso de bogavante y rico. Si hacen semejante variedad de arroces, por algo será… los hacen bien. De aquí ya a los postres: Tatin de pera (9,5€) estaba rica la pera y el helado de café, pero la masa de hojaldre no estaba crujiente; Coulant de pistacho (8€), un postre muy flojo; Tarta de queso (7€) en honor a xavi (cocinero que murió por covid), es el mejor postre, pedidlo porque está muy buena y he probado muchas. Comimos con una botella de Godello «Mara Martín» (19€). Me parece un poco caro el ticket medio para estar en la sierra, aunque estás pagando la ubicación; nosotros pagamos 54€ por cabeza. Es un sitio perfecto para venir un Domingo en familia y mejor a comer que a cenar para contemplar estas vistas. Urbanización Los Arroyos – Calle Treinta y uno s/n (final) (EL ESCORIAL).

Valoración

6.5/10    €€/€€€€

Vídeo resumen

¿Dónde está?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *