Los chicos de colósimo emprenden esta nueva aventura en la acera de enfrente. Si no lo sabéis os cuento que «los chicos» que yo digo son Ricardo y J. Manuel, dos gaditanos con mucho salero que introducen pinceladas de su tierra en sus restaurantes. Vengo cuando todavía están en pruebas, aún no se han anunciado. El local es muy mono, únicamente con un poco de pintura y unas lámparas de paja le han dado un aspecto muy acogedor y han logrado algo tranquilo y con buen gusto. Al entrar hay unas escaleras hacia abajo que llegan a la zona de barra, donde tienen pensado hacer muchos planes de degustar menudeos y hacer mezclas improvisadas en barra. Todo esto acompañado de sus recomendaciones de olorosos. Aquí está la barra con taburetes, una mesa larga como para 10 personas y barra pegada a la pared en todo el perímetro de la habitación con taburetes altos.  En esta zona sí hay luz natural y ventanas dando a la calle. Pasando hacia el fondo se ubica el comedor, sin ventanas pero, como digo, muy muy acogedor y cálido. Ellos tan encantadores como siempre, viniendo a saludar y a contarme sus apetecibles planes. ¡Me alegro tanto de que les vaya tan bien!… La mesa de madera bien vestida con mantel y servilleta de tela, lo que le aporta algo más de formalidad. La carta es escueta pero absolutamente toda apetecible, sin saber por dónde empezar. Si sois varios podéis pedirla entera y probar todo; yo no tuve la suerte porque sólo éramos dos. Os cuento lo que pedimos: Pincho de tortilla de patata (3.50€) es la misma de toda la vida de ellos, ¡magnífica!, punto justo de cocción, ¡la bordan!, no te olvides de pedirla porque no está en carta;  Alcachofas en caldo de puchero (4,50€/un.) ¡están galácticas!, el caldito es una salsa verde con caldo de puchero y la salsa verde, tan díficil de clavarla, está mortal. Tanto nos gustó este plato que repetimos. Croquetas de jamón (2,20€/un.), no podéis dejar de problarlas ¡soberbias!, qué textura, qué sabor, qué rebozado, mmmmm; las croquetas nos las trajeron de invitación para que yo las probara; Canelones de pollo en pepitoria (18€), ración generosa, vienen 3 canelones, están riquísimos con una salsa deliciosa, mucho sabor a almendras. De postre Pijama (5€) es un flan que está ya en mi ranking de los 5 mejores de Madrid, un flan suave, cremoso, se deshace, ¡impecable!, viene con una macedonia de frutas por encima que ya concluímos con Ricardo que sobra, y que la eliminarán, sirviendo el flan solo que lo vale por sí mismo y no necesita añadidos. No pedimos vino, únicamente mi copa de Godello (3,50€). La RCP es magnífica al igual que en Colósimo. Mantienen precios muy ajustados. Volveré a probar el resto de la carta con más gente. El parking más cercano está a la vuelta de la esquina en la calle alcántara, a 1 minuto. Ortega y gasset, 68.

Valoración

7/10    €/€€€€

Vídeo resumen

¿Dónde está?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *