Última apertura de Paco Quirós «La Maruca», «Cañadio» y «La bien aparecida». Nuevamente no faltan en la carta los entrantes clásicos como las rabas de Santander o las anchoas de Santoña, complementado con otras propuestas innovadoras y diferentes. Recomiendo las patatas rellenas de rabo de toro, originales y riquísimas, las alcachofas, los tacos de merluza y las rabas, entre otras cosas. No merece la pena el tartar de salmón ya que el salmón de las Coruñesas es imperceptible. Mencionar los exquisitos postres; en este caso la especialidad de «La Primera» es un delicioso y suave flan elaborado con nata montada que hace subir la glucosa y todo lo demás… El servicio muy bueno, amable, nos regalaron el flan porque querían que lo probáramos y acertaron de pleno. Me decepcionó el local ya que, estando en semejante ubicación, el mejor esquinazo de Madrid de vistas maravillosas, no se han gastado mucho en su redecoración y no está muy lucido (es el mismo local de lo que fue «Gula Gula» y poco ha cambiado). Más bonito interiormente la Maruca y Cañadio. Eso sí una cocina abierta a la vista de todos, absolutamente nueva y fabulosa. Dispone también de una zona de barra muy animada (muy potenciadas las barras en todos los restaurantes de última apertura), con mesas altas (sin reserva y con la misma carta del Restaurante) y taburetes alrededor. También sirve Brunch. Tranquilo local donde poder conversar con tus compañeros de mesa sin interrupciones, a pesar de que suena una tenue música nada molesta. A tener en cuenta que tiene una escalera de subida al restaurante no cómoda para personas mayores. Gran Vía, 1.

8.5/10           €€/€€€€        Post en IG

 

Valoración

¿Dónde está?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *