Recién inaugurado este sitio en la Castellana que en Barcelona pega muy fuerte. Aquí me pareció que todavía estaban en rodaje por algunos errores cometidos. Su nombre viene porque en BCN su primer local estaba en un garaje.

Fíjate bien porque está en el lateral de la Castellana, misma acera que El Corte Inglés, en esos locales que quedan bajo nivel de la acera y no se ve bien desde fuera.
El local es una chulada, precioso y luminoso, de estética industrial con mucho acero y todos los conductos del techo al aire. Es tipo tubo pero anchísimo, muy largo hacia el fondo. La pared del fondo y la de la entrada son ambas de cristal. Tras la cristalera del fondo habrá en breve una terraza con cubierta dando a los edificios de AZCA pero que puede ser muy agradable porque no pasan coches por delante. Según vas caminando hacia tu mesa, a la izquierda dejas un mostrador larguísimo y, detrás de éste, se pueden ver los dos hornos magníficos, limpios, impolutos, recién estrenados. En ese mostrador tienen los recipientes con todos los ingredientes de las pizzas. ¡Es una gozada verlos trabajar!.
Nos sentamos en una mesa corrida, todas lo son. Son muy originales los asientos porque son taburetes de cartón cuya tapa se levanta y metes ahí el bolso y la cazadora; lo cuald está muy bien pensado porque por lo general nunca sabes qué hacer con el bolso.
El servicio fenomenal, nos atendieron de maravilla, no había mucha gente un sábado a comer muy temprado y estaban a nuestras expensas. Luego se llenó completamente.
Vamos con la comida: la carta no solo se compone de pizzas aunque, evidentemente, tiene 13 variedades; también ofrece un apartado de «focaccia e pane» de 4 tipos, antipasto, embutidos italianos artesanales, ensaladas y 3 tipos de pasta.
Nosotras pedimos como entrante Stracciatella de burrata, tomatitos confitados y albahaca (10€) que esta buenísima, sabréis que la stracciatella es el corazón de la burrata y esta estaba deliciosa; la pedimos acompañada de una Focaccia de cebolla (6€) también fabulosa, la masa y el punto. Como platos principales: Pizza de butifarra (15,75€) que lleva butifarra (obvio), huevo, pimiento verde, fontina (queso) y cebolla roja, yo la pedí sin pimiento y con extra de champiñón. Mi pizza me la tuvieron que cambiar porque cuando la trajeron tenía por encima una salsa (creo que pesto). Este detalle no aparecía en la carta y no me apetecía nada; sin ningún problema me dijeron que me hacían otra y así fue… ¡estaba ligeramente sosa de sal! no sé si la masa o los ingredientes están faltos de sal. También pedimos unos Spaguetti cacio e pepe (15€) que, sin embargo, me resultaron ligeramente salados pero la pasta es de buenísima calidad. De postre Tiramisú (7€) que fue la estrella del día. Es el mejor tiramisú que he comido en años y creo que es exactamente la misma receta que hacemos en casa y con el mismo alcohol porque es idéntico el sabor y la textura ¡SOBERBIO!. Merece la pena venir a probarlo. No pedimos vino, solo refrescos. Salimos a 29,63€ por barba, éramos dos.En cuanto al parking no tuvimos ningún problema en aparcar en la calle pero creo que el parking de ECI o de Moda Shopping deben ser los más cercanos. Paseo de la Castellana, 89 (Próx. en Monte Esquinza).

Valoración

Comida 7 /10

Resumen vídeo

¿Dónde está?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *