Un clásico en Madrid, desde 1964. Los propietarios son un matrimonio mayor que llevan toda la vida cocinando Cuba para los madrileños. A mí me llevaron unas amigas que conocen a los dueños de tantas veces que han ido. El local es una taberna, cero glamour, pero la comida está buenísima. Recuerdo los daiquiris riquísimos, los mojitos, los tostones de plátano y la ropa vieja. Barbieri, 8.

Valoración

6,5/10

¿Dónde está?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *