Cena en este sitio en Lavapiés de reciente apertura. Es de los mismos dueños que «la burlona» que no conozco, de hecho el chef ejecutivo lo es de ambos, están uno enfrente del otro. El local no es muy grande, cabrán unas 20 personas. Tiene una mesa larga, varias mesas normales, 2 redonditas para 4 y un trocito de una balda de madera a modo de barra frente a la pared, con 2 taburetes. Pintado en un color verde bonito,  poca decoración, lámparas chulas y una columna de hierro forjado de las antiguas preciosas que proliferan en los locales y viviendas del centro de Madrid. Es tremendamente ruidoso. La mesa sencilla con servilleta de papel, sin mantel, informal, concepto bar para pedir muchas raciones (toda la carta si puedes) abundantes y ricas.  El servicio encantandor y dándolo todo. Son sus inicios y se nota aún que falta un poco de rodaje, en la cocina también. De aperitivo nos traen un pan delicioso de @panesconalma que es una panadería top de Madrid (no tiene tienda) con una mantequilla de ajos asados, tipo mousse, ¡deliciosas ambas cosas!. Pedimos para compartir estos platos: unas Alcachofas a baja temperatura (14€), con papada, huevas de salmón y una salsa de pularda al ajillo, las alcachofas estaban buenas pero me da la sensación de que son embotadas, todo el complemento del plato muy redondo; Croqueta de mejillón tigre (2€) que estaba buena, para mí exceso de pimiento; no esperes la clásica croqueta con bechamel blanquita, es el mejillón tigre propiamente dicho con su empanado, es novedoso y está rico; Ensaladilla rusa (12€) estaba ¡soberbia!, viene con una tostada olivada, ¡original y deliciosa!, una piparra y atún; Arroz de gambas (22€/ración), me decepcionó porque lo esperaba seco y es caldoso, pero además es que estaba pasado para mi gusto, y el fondo demasiado potente; no viene en paellera sino en cazuela de barro… ¡eso sí! viene con unos pedacivos de rape en tempura que debería ser un plato en sí mismo porque está brutal, Yo te aconsejaría que pidieras el arroz negro o el de chuleta con brécol que tenían buenísima pinta; Cebolla rellena de guiso de galete de atún con sashimi (6€) es este un plato muy asturiano y muy rico, que se convertirá en seña de identidad de la casa; yo le hubiera quitado alguna capa de fuera a la cebolla que resultaba dura, pero el interior, el relleno y el fondo espectacular para no parar de mojar. De postre unas Fresas en escabeche (7€) que vienen recubiertas por una capa de nata ahumada y debajo al fondo flotando las fresas en un juguito y helado de miel; un postre muy redondo donde funcionan muy bien las mezclas y muy diferente a cualquier postre de cualquier otro sitio. Solo pedi yo una copa de blanco «ferrador» (3,60€) pero tiene gran variedad de vinos y puedes maridar cada plato. Pagamos 34€ por barba lo cual es muy ajustado para todo lo que pedimos. Les falta sólo un poco definirse más en sus platos y tendrán éxito. Se come muy rico. el parking más cercano está en Atocha. Sta. Isabel, 42.

Valoración

6.5/10   €/€€€€

Vídeo resumen

¿Dónde está?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *