Última apertura del «Grupo Carbón» en los bajos de Torre Picasso en Azca. La llegada es un poco tortuosa, lo digo por el parking: En Gral. Perón hay un acceso al parking de AZCA pero para entrar hay un aparcacoches esperándote que baja la rampa contigo y te introduce en un parking que no sabes, si dejar ahí el coche o salir corriendo😁, está en obras, destartalado, y en los bajos de Orense que nunca tuvieron muy buena fama; está claro que por eso te recibe arriba el chico con el chaleco «Pabblo» para que no tengas dudas de dejar ahí tu coche.

Pues bien… pasado esto, se accede andando por una plaza muy directa desde este parking y la fachada del local es espectacular, igual que el interior; se ubica en un edificio cubo anexo a Torre Picasso. Local de proporciones inmensas con 2 plantas y muchos espacios separados. Es un local show, me explico, tiene espectáculo en la planta de abajo con cantantes en directo, «trapecistas» que se cuelgan de cuerdas, etc. un local con números diversos. En la planta de arriba, si quieres más tranquilidad, no hay espectáculo. Nosotros estuvimos abajo a la izquierda bajando la escalera y, aunque es abajo, está un poco apartado del espectáculo y es bastante tranquilo; este día había cantante en directo con música tipo «blues». Aunque he de decir que esta zona -con una barra de cocktails y bebidas- es donde la gente también espera por su mesa y no hay mucho espacio con las mesas y esta gente esperando se te echa un poco encima, un poco agobiante. Esta sala está más bonita decorada con posters como de cabaret francés y tiene unas claraboyas por donde entra la luz natural (por el día claro) que dan a la plaza de entrada. En esta plaza está previsto instalar una terraza donde poder ir si no quieres tanto jaleo; yo quizás vuelva a la terraza. En cuanto al resto del local, la decoración no dice nada, es como una discoteca. Mucha mezcla de gente con muy buena pinta y otra con mala pinta, mucho hortera de camiseta llena de logos y marcas jajajajajaja; entre 300 personas de aforo te puedes imaginar… ¡de todo!.

Al entrar al local se encuentra la pastelería, sí, ahí mismo hacen los postres y la chica estaba elaborando la tarta de fresas y nata🍰que tanto me empezó a gustar tras nuestro viaje a Japón, pero ya os contaré luego sobre la tarta que, por supuesto, pedimos.

La mesa muy bonita y lujosa con mantel de tela y servilleta de tela bordada en dorado. Casi todas las mesas redondas, sobre todo las de dos personas, todas ellas tienen una plantita que le da un toque elegante. El servicio fue bueno a cargo de una chica que nos atendió muy bien a pesar de estar lleno hasta la bandera; esto es como una boda (lo digo por la ocupación del local), gran rapidez en el servicio y -increíble- que todo sale caliente y en su punto. La carta extensa muy apetecible toda con cocina de temporada, sin estridencias, comida de siempre, de hecho recuperan los platos caseros tipo lentejas, canelones y macarrones. Ofrecen un menú del día muy muy completo por 24€. Nunca miro nada antes de venir a conocer un sitio porque quiero dejarme sorprender y, en este caso, me sorprendieron los precios, muy comedidos y no lo esperaba; ya no hay estos precios en Madrid. La RCP es magnífica. ¡Ojo! al escribir el post he consultado la carta y los entrantes han subido 0,50€ y los principales algunos hasta 2€, casi 2 meses después de estar yo; ¡no me parece buena estrategia de marketing!.

De cena: nos trajeron de Aperitivo unas aceitunas con el pan (no es de los buenos) y mantequilla. Como entrantes pedimos bocaditos individuales «Entretenimientos con las manos» que están ahora tan de moda en todos los Restaurantes, pequeñas porciones por persona: Blini de salmón y caviar (5,50€) me pareció muy rico el salmón; Bocaditos de patata crujiente con steak (4,50€) coronado con huevito de codorniz ¡delicioso!; Brioche tostado (4,50€), anchoa de L’Escala y mantequilla artesana montada que estaba también riquísimo, ¡esas anchoas son la pera, bocadito espectacular!, ellos elaboran los blinis y la mantequilla; Ensaladilla clásica (7€/media ración) que estaba rica, sin más. De aquí pasamos a los platos principales: Escalope Wiener Schnitzel (20€) de ternera lechal, no vale nada, estaba cortado demasiado gordo y resultaba duro, desde luego no parece de lechal; Rape a la parrilla (25€) que estaba muy bien hecho de punto y sabor y lo pedí acompañado de Pimiento chocolate (4€) que estaba delicioso y Puré de patata gratinado (4€) que no valía nada porque estaba salado y muy seco. De postre la famosa porción de Tarta de fresa que estoy viendo ahora que no nos la cobraron, aunque su precio es de (8,50€), no me gustó porque lleva frambuesa por dentro del bizcocho y la nata está ligeramente seca. Creo que me equivoqué porque el postre que hay que pedir (ya sabes si vas…) es Helado de vainilla bourbon recién mantecado, salsa de chocolate, avellanas tostadas y barquillo crujiente que debe ser magnífico. Salimos a 45€ por barba con una copa de vino «Terra do Cigarrón» (4,50€). Este sitio lo veo más para venir con amigos, con ganas de juerga o con familia el fin de semana a la terraza (zona de tranquilidad). Plaza Pablo Ruiz Picasso, 1.

SERVICIO APARCACOCHES
J, V, S: 21:00 – 02:00

HORARIO DE ESPECTÁCULOS
21:00 – 23:30 / DJ: 00:00

7.5/10           €€/€€€€            Post en IG

¿Dónde está?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *